INTERESANTE:

Akoncity
Arquitectura

Akoncity

La ciudad que hará resonar la cultura africana

Aliaune Badara Thiam es hijo de migrantes senegaleses nacido en los Estados Unidos en 1973. Al nacer, su familia regresó a Senegal, donde vivió hasta los siete años; después volvió a Nueva Jersey, donde fue un muchacho rebelde, inquieto, que no respetó las fronteras incluso de la ley. En dos ocasiones estuvo en prisión como resultado de su indomable juventud. A los 31 años de edad capitalizó su carrera como rapero; bajo el nombre de Akon, compone canciones con letras comunes inspiradas en el amor y el sexo, también incluye aspectos sociales que padece aún la minoría afroamericana en los suburbios estadunidenses, como la segregación. El desbordado éxito popular y financiero lo aprovecha para el desarrollo de proyectos en la tierra de sus ancestros, África (la Mamá África como la evoca en una de sus canciones), a la que aspira transformar con la creación de una ciudad futurista y estrambótica, Akoncity, “una extensión del mar que propiciará el desarrollo económico y social de Senegal”.

Los sueños de Akon para innovar al África marginada, comenzaron con la creación en 2007 de la Fundación Konfidence, en la cual su madre Kine Gueye Thiam está involucrada. La organización pretende “empoderar a los jóvenes en Senegal, África Occidental y los Estados Unidos, mediante la promoción de la salud y la educación y el apoyo de familias pobres”, se lee en su portal de Internet.

El siguiente paso que dio después de establecer la fundación, fue la ejecución de un proyecto que pretende electrificar al continente africano. Una propuesta ambiciosa con la cual se distribuyen celdas solares en las comunidades para que cuenten con energía. La proeza sigue en camino; no ha logrado las metas impuestas para este 2020, electrificar por completo las zonas rurales, aunque continúa con la fabricación y entrega de las celdas solares.

Ahora, el anhelo del artista, productor, emprendedor y filántropo, es construir aquella ciudad danzarina de acero y cristal con el propósito de aglutinar a la comunidad africana que ha padecido la xenofobia en otras latitudes, como Estados Unidos.

En 2017, Akon fundó la organización Konfindence. Foto: zimbio.com

NEGRURA PURA, UNICIDAD TAN RARA”

Akoncity es una extensión del mar hacia la tierra con olas que se sumergen profundamente en las raíces de cada edificio, haciéndolos bailar con la música de Akon para celebrar su surgimiento”, escribió el rapero en la página de Internet donde se describe el proyecto de la urbe.

La nueva ciudad se edificará en una superficie de 504 hectáreas en la costa occidental de Senegal, a cien kilómetros al sur de Dakar, en África; el predio fue cedido por el presidente senegalés Macky Sall. Estará dividida por distritos. En uno de aquellos se contempla la construcción de hoteles, restaurantes, chalets y bazares; contará también con el distrito de entretenimiento en el que habrá casinos, centro comercial, hotel con spa, estacionamientos y un amplio estadio techado para la celebración de múltiples deportes. La sección para el desarrollo de tecnología tendrá cuatro edificios ondulantes (como todos los de la abstracta urbe) que albergarán a jóvenes innovadores, porque esto pretende el complejo urbano, convertirse en un sitio donde confluyan los creadores, los artistas, los desarrolladores de tecnologías disruptivas.

El distrito de salud y seguridad contará con una edificación para las oficinas administrativas, con una estación de policía, departamento de bomberos, hospital, clínica ambulatoria y edificio con departamentos habitacionales para el personal médico. La sección destinada a la educación tendrá tres escuelas, una estructura para estacionamiento y el edificio para el alojamiento de profesores y alumnos.

El corazón de la ciudad de Akon sería el distrito Senewood integrado por la torre Akon, que albergaría a las oficinas de medios, estudios de radiodifusión donde podrían establecerse las cadenas CNN, FOX, NBC y otras; contará con tres estudios para el rodaje de películas, para el montaje de escenografías, departamento de efectos especiales y tres torres residenciales. Un sueño para los productores multimedia.

El paseo virtual por la escenografía de la que pretende ser una innovadora ciudad, ajena en su diseño a la arquitectura tradicional africana, resulta una experiencia exótica donde sólo las palmeras se aferran a la realidad. Vista en su conjunto aparenta un bosquecillo de algas marinas que se mecen con la marea, algas plateadas y cristalinas entre las cuales se pasean automóviles y personas.

Foto: akoncity.com

Aunque el diseño arquitectónico linda con el movimiento de las plantas y el oleaje marino, también intenta recrear mediante la abstracción emblemas del continente, como su desierto, sus antílopes y moluscos, así como la cultura africana.

Cuando Akon anunció su idea en 2018, se creyó que era una broma, hasta el 31 de agosto pasado, cuando viajó a Senegal para colocar la primera piedra del ambicioso proyecto.

SENEGAL, PUEDES SENTIR TANTO AMOR”

El diseño curvilíneo de Akoncity remite a Wakanda, la ciudad donde el personaje de aventura creado por Marvel, Black Panther, lucha con sus adversarios; esta comparación no le incomoda al rapero, quien, al contrario, intenta despertar la creatividad en lo que sería un centro sin igual en África.

Una de mis mayores motivaciones es que, cuando estoy en Estados Unidos, me encuentro con muchos afroamericanos que no comprenden realmente su cultura. Por eso he querido construir esta ciudad, para darles el estímulo de venir a conocer sus raíces”, expresó el rapero en un hotel de lujo en Katar, durante la presentación del proyecto que costaría seis mil millones de dólares.

Para materializar el sueño de Akon, participan el arquitecto Hussein Bakri, reconocido por otros diseños que realiza en África, así como la agencia estatal de turismo de Senegal y el empresario tecnológico de Kenia, Julius Mwale.

El diseño urbano lo dirige el despacho KE International y lo ejecuta Bakri & Associates Development Consultants, que dirige Hussein, quien además expresa: “El ritmo acelerado de los cambios globales, el progreso económico, la pobreza y la carrera tecnológica hacen que Senegal afronte continuamente varios desafíos”; en ese contexto Akoncity será fundamental para enfrentarlos.

Foto: akoncity.com

Se trata de una ciudad inteligente donde se combinarán los dispositivos de Internet de las cosas (IoT) con las soluciones de software, el uso de interfaces de usuario y redes de comunicación. Con esta tecnología se combinarán los elementos físicos y digitales de la ciudad, “mejorando la eficiencia tanto del sector público como del privado, posibilitando beneficios económicos y mejorando la vida de los ciudadanos”, se publica en la página oficial de la ciudad futurista.

Eso no es todo; además de funcionar con energía solar, la ciudad del rapero gestionará su moneda, la Akoin, “una de las mil 600 criptodivisas que operan en el mundo”, escribió el periodista Miguel Lorenci del portal Sur.

TANTO AMOR, TANTO AMOR PARA COMPARTIR”

Akon propone que en esta urbe de acero y cristal emerjan las ideas y los proyectos que solucionen los problemas locales como la segregación, la marginación y la pobreza. Que en ella habiten “los profesionales que desarrollen la capacidad y las habilidades analíticas que impulsen las economías locales”, que entre el oleaje acerado convivan los líderes, los gobiernos y la sociedad y tomen decisiones que conviertan a Senegal en el “faro de la innovación y el desarrollo humano”.

La exótica idea no parece descabellada, al final pretende lo que todo ser en la Tierra: dejar huella. En este caso, haciendo de Senegal un país líder al “crear un círculo completo de vida a partir de un proyecto que gestará la célula que pueda reproducirse en otros lugares”. Así, más o menos, es la letra de la nueva canción de Akon, el rapero senegalés que pretende componer un nuevo futuro para su país.

Comentarios