PyMEs a flote con el marketing digital
Finanzas

PyMEs a flote con el marketing digital

Salvavidas de los emprendedores durante la pandemia

Para gran parte de la población, el 2020 se convirtió en el año más difícil en mucho tiempo. La COVID-19 tomó por sorpresa al mundo entero. Lo peor es que la forma en cómo se transmite provocó un alto a la vida social. Miles de micro, pequeñas y medianas empresas tuvieron que cerrar; pero las que sobreviven, lo han hecho principalmente por el marketing digital.

Con este nombre se le conoce al conjunto de estrategias ejecutadas para promocionar o ampliar la presencia de un producto o servicio a través de Internet. Desde hace varios años ha ganado popularidad. Pero este año su crecimiento fue exponencial, ya que las restricciones sanitarias hicieron que muchas empresas comenzaran a vender más en línea.

A nivel nacional, la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) reveló que este año, seis de cada 10 PyMEs (pequeñas y medianas empresas) se volcaron a las ventas por Internet, y que dos de cada 10 comenzaron a vender por esta vía a raíz de la cuarentena.

El coronavirus hizo que el marketing digital viva su mayor apogeo hasta el momento, pues se ha convertido en el conjunto de herramientas de supervivencia para los emprendedores.

Datos de la Encuesta sobre el Impacto Generado por la COVID-19 en las Empresas (ECOVID-IE segunda edición) 2020 del INEGI, indican que de 4.9 millones de micro, pequeños y medianos establecimientos en México, sólo sobrevivieron 3.9 millones (79.19 por ciento), mientras que un millón 10 mil 857 (20.81 por ciento) cerraron sus puertas definitivamente.

Este documento también indica que la principal medida operativa que las empresas planean adoptar de forma permanente son las ventas por Internet, de las cuales 49.1 por ciento son microempresas y 46.1 por ciento son PyMES.

Para las ventas en línea, Facebook es la red social más usada, ya que tan sólo en junio de este año México registró, según el sitio web de es.statista.com, más de 48 millones de perfiles. Por ello, muchos emprendedores deciden usar esta red social para seguir vendiendo, como el caso de El Cacahuate.

Foto: Archivo Siglo Nuevo

SUPERVIVENCIA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Martha Beatriz Rodríguez Quiroga es una mujer emprendedora, dueña de la dulcería El Cacahuate ubicada en Plaza Abastos, en la ciudad de Torreón, Coahuila.

Esta dulcería, que inició operaciones formalmente hace seis años, comenzó como una idea que le sugirió su hermano. La necesidad de tener más tiempo para poder atender a su hija Danna y a su familia, hizo que Martha se decidiera a poner en marcha el negocio.

La emprendedora cuenta a Siglo Nuevo que antes de poner su negocio, siempre había ejercido su carrera en Ciencias de la Comunicación, licenciatura que estudió en la Universidad Iberoamericana de Torreón. Llegó a laborar en algunos de los medios de noticias más importantes de la región, pero menciona que el trabajo en esta área es demasiado cansado.

Podemos estar trabajando más de 10 horas consecutivas. Pero sabemos que en un punto esto llega a ser muy cansado y difícil, y más cuando tienes una familia”. La libertad que no tenía en estos trabajos, la impulsó a convertirse en emprendedora.

El Cacahuate es administrado por ella y por su madre, pero ante la crisis por la COVID-19, Martha se vio obligada a mandarla a trabajar desde casa en lo que pudiera apoyar, pues forma parte de la población de riesgo.

Su dulcería se ha visto seriamente afectada; cerró sus instalaciones por poco más de dos meses, provocando que las ventas del negocio cayeran entre un 50 y 60 por ciento desde el comienzo de la pandemia.

Sin embargo, al ver que la situación no se regularizaba, Martha decidió reabrir El Cacahuate a mediados de junio y, ante la poca afluencia de gente y las bajas ventas, comenzó a adentrarse en las redes sociales. “Decidí impulsar Facebook y tratar de captar a otro tipo de público que está por ahí”. Ahora, “la entrega a domicilio es la solicitud principal de mucha gente”.

Ilustración: Hessie Ortega

En los últimos meses, Martha ha tratado de mantener el negocio con las ventas en línea, pero los resultados siguen siendo variables. “En un día toda la venta se da solo en línea y nada en la tienda. Y al siguiente se vende en la tienda el 60 o 70 por ciento, y el restante en línea”, dice.

El objetivo que ahora se ha fijado es seguir en las redes sociales, sobre todo Facebook, y tratar de incrementar sus ventas, ya que una de las pocas ventajas que le ha dejado la pandemia, según dice, además de estar más tiempo en casa, es que ha podido implementar “nuevas estrategias para llegar a los clientes y usar los medios digitales para ello”.

Esta dulcería ofrece, además de dulces en general, piñatas, botana de papa, harina, cacahuate salado, garampiñado y más.

Actualmente, Martha no sólo tiene el negocio de la dulcería, también se dedica a la venta de productos de belleza y, aparte, trabaja como agente de seguros. A pesar de ser empleos muy diferentes, en todos coincide que el Internet es la vía que ha encontrado para poder seguir vendiendo.

¿QUÉ ESPERAR EL SIGUIENTE AÑO?

Cuestionada sobre cómo espera que sea el 2021, Martha dijo que su expectativa es un panorama negativo, más no imposible de salir adelante.

Lo más difícil apenas viene, y no en el sentido de la parte médica porque va a haber vacuna, pero económicamente creo que apenas va a venir la situación más dura [...] porque los efectos no son inmediatos y, aunque trato de no ser pesimista, también tenemos que ser realistas. Va a ser un poco complicado, pero es un proceso del que tendremos que salir y levantarnos”.

A pesar de ser uno de los tantos negocios que necesita apoyo por parte del gobierno, El Cacahuate no ha podido solicitarlo debido a que no cumple con algunos requisitos como cierto número de empleados e infraestructura. “Como aquí no hay pérdidas de gran volumen, y como no dependen otras familias (del negocio), más que mi familia, no he podido pedirlo”.

Martha Beatriz Rodríguez Quiroga, emprendedora lagunera. Ilustración: Hessie Ortega

APOYANDO LO LOCAL

La reflexión que deja este año es que la manera de que los micro y pequeños negocios sobrevivan, es apoyando al comercio local.

En este sentido, Martha invita a que, como sociedad, “procuremos los negocios locales y al pequeño negocio porque son los que estamos en peligro”.

Muchos de ellos a veces son vistos con cierto tabú, según Martha. “Hay que romper el tabú de que el pequeño empresario no ofrece un servicio o producto de calidad. Hay que darle la oportunidad de demostrarnos que su producto es bueno, porque un microempresario es muy difícil que saque adelante a su familia con un solo negocio, necesita tener más fuentes de ingreso”.

Ahora, muchas de las micro y pequeñas empresas, esperan mantenerse a flote en parte gracias al marketing digital. Quienes aún no conozcan del todo las herramientas que esta área de la mercadotecnia ofrece, las pueden aprender mediante cursos gratuitos en Facebook Blueprint, así como en Google.

También existen blogs, como el de Vilma Nuñez, considerada una de las principales consultoras internacionales de marketing digital, que pueden ayudar a los micro y pequeños empresarios a dotarles de conocimiento digital con materiales como podcasts y artículo de interés que serán muy útiles para adentrarse al mundo del marketing digital.

Comentarios