Midnight Gospel
Cine

Midnight Gospel

Entre el viaje psicodélico y el podcast

Lo único que podrían tener en común una guerra de payasos mecánicos con patas de araña contra humanos mitad mosca, un barco lleno de gatos pirata, zombies felices o carne molida que habla, es existir en el colorido y frenético mundo de Midnight Gospel.

Con un formato que se encuentra entre el podcast y la aventura espacial, y una animación llena de viajes psicodélicos (cada uno más abstracto e intenso que el anterior), advierte desde su inicio que no será como cualquier serie.

ALTA, MUY ALTA EXTRAÑEZA

Midnight Gospel (su traducción literal es “evangelio de media noche”), es una miniserie estadounidense de animación para adultos, creada por el animador Pendleton Ward y el comediante Duncan Trussel. Ward, director de esta producción, es conocido principalmente por haber creado la serie Hora de Aventura.

Si bien este programa se caracterizaba por grandes ambiciones en lo visual y en su guion, puesto que presentaba mundos complejos y diversos, estaba dirigida a toda la familia. La ventaja que Ward obtiene con Midnight Gospel, es la de dirigirse a un público adulto y con esto tener la completa libertad de abordar temas escabrosos, imaginería violenta o sexual, entre otras posibilidades, pero sin perder su tono siempre humorístico y absurdo.

Como antecedente de que Ward buscaba esa libertad, está el capítulo Alta extrañeza de Hora de Aventura, seguramente titulado así por un libro homónimo sobre abducciones alien e “hiperdimensiones”, lo que sea que eso signifique.

En el episodio, Tronquitos, una elefanta pequeña con la personalidad de una anciana tierna, es contactada por un alien, con quien tiene una aventura extramarital y con quien cría hijos en otro planeta, para luego enterarse de una trama de conquista de otros planetas orquestada por la Dulce Princesa, que a pesar de su apariencia inofensiva suele tener hambre de poder.

Este tipo de extrañeza es alto, sin duda, sobre todo por las imágenes de los cuerpos de los hijos alien siendo invadidos. Este podría ser uno de los episodios más raros y perturbadores de Hora de Aventura, pero no es la mitad de peculiar de lo que Midnight Gospel puede ser.

Episodio Gran Extrañeza de Hora de Aventura. Foto: fireden.net

Esta miniserie nace de la necesidad de explotar los recursos visuales fantásticos y psicodélicos con que ya contaba Hora de Aventura, pero sin las limitaciones propias de un producto que, finalmente, también iba dirigido a los niños. No conforme con ello, entabla discusiones sobre temas tan complejos como el uso de drogas, la espiritualidad, la meditación, el esoterismo, el perdón, el dolor, el duelo, la muerte o el existencialismo.

BUROCRACIA ESPIRITUAL

Pero no se trata de pasar por estos temas conduciendo a un héroe por caminos donde aprende acerca de todas estas cuestiones hasta que se convierte en mejor persona. Tal vez ese sería el camino relativamente fácil por el que Midnight Gospel ha decidido no pasar.

La idea principal del programa es ilustrar el podcast de Duncan Trussell, llamado Duncan Trussell Family Hour (La hora familiar de Duncan Trussell). Ward era un asiduo escucha de dicha transmisión, lo que lo llevó a proponer a Trussell realizar animaciones sobre sus entrevistas, y que estas fueran el audio principal de la serie resultante.

La propuesta, extraña de por sí, se convirtió en una historia en que Clancy (personaje que viste la voz de Trussell), realiza un podcast del espacio (spacecast) viajando a través de un simulador de mundos virtuales que usa sin licencia, el cual le permite convertirse en un nuevo avatar según le convenga.

En el primer capítulo se discute sobre el uso de drogas y la manera en que estas pueden ayudar a una persona a conocerse a sí misma; es decir, un discurso más cerca del uso espiritual que de la recreación, y que exalta más el lado positivo y el uso responsable de las sustancias psicodélicas.

Lo que muestra la animación, sin embargo, es un desfile enorme de muertes y desorden causado por hordas de zombies que atacan a todo el mundo. El podcast continúa con el protagonista Clancy y su entrevistado, un presidente pequeño y poco ágil. Hacen frente a los zombies sin problema y evaden todos los obstáculos en un espectáculo visual gracioso y fluido.

Un pequeño presidente en un apocalipsis zombie es el primer entrevistado de Clancy. Foto: filmpotok.ru

Al final, los dos personajes son mordidos, dejando ver al espectador, por primera vez, la perspectiva de quienes se convierten en zombies. Resulta que se transforman en seres bastante felices, una especie de representación de quienes caen en la drogadicción: se repliegan hacia el mundo interior bajo el influjo de las drogas, mientras su cuerpo queda maltrecho.

La razón por la que el creativo Ward presenta una idea tan contraria a lo que el podcast menciona es, tal vez, complementar su visión; pero más que eso, critica la forma en que se abordan los temas del podcast, constantemente relacionados con el punto de vista de la espiritualidad actual.

En un capítulo donde el mundo a visitar es una cárcel espacial, el audio corresponde a una conversación con Damien Echols, un estadounidense condenado a muerte injustamente por el asesinato de tres niños en el caso West Memphis Three. En su estancia en prisión, antes de que se comprobara su inocencia, se suscribió a una visión del mundo donde, a pesar de todo, el tiempo que pasaría preso le serviría para crecer como persona, apoyado en la espiritualidad y el esoterismo.

Las imágenes con las que Midnight Gospel ilustra este testimonio, son las de un personaje que, tras la llegada de Clancy a la cárcel, intenta escapar matando a cuantos personajes le es posible.

En su primer intento muere, lo que revela la naturaleza cíclica de esa cárcel: dentro de ella, no se puede morir, sino sólo reencarnar tras ser juzgado por una deidad que utiliza una balanza de la mitología egipcia cuya función es comparar el peso del corazón con el de una pluma. Es así como, tras aprender de sus múltiples fracasos, dejando vivir a más personas y haciendo equipo o ayudando a los demás, su alma se ve por fin redimida y al final canta una canción cursi.

La visión de que la cárcel pueda ser necesaria para aprender y mejorar como persona es, por supuesto, bastante discutible, y de hecho la canción cursi no hace sino parodiar esta idea. A pesar de que es una idea crucial para sobrellevar la situación en el caso de Echols, es importante cuestionarla, puesto que la percepción del mal necesario y la redención a través de él, es usada por los fanáticos de la meritocracia y tratada al nivel de la autoayuda.

Foto: Twitter / The Midnight Gospel

TONO APOCALÍPTICO

Medita como Cristo cuando fue clavado en la cruz. Sintió amor, no dolor. Estaba enamorado de todo”, dice uno de los diálogos que dan título al segundo capítulo. Se trata de un pasaje en que se critica la ideología, bastante aceptada, de que el arte se produce a través del dolor y que sólo sufriendo se encontrará la inspiración para crear.

La misma Anne Lamott, escritora entrevistada por Duncan Trussel y convertida en un perro enorme para la serie, hace énfasis en lo erróneo de esta idea, pues es un ancla autodestructiva a la cual ella misma estuvo sujeta por miedo a perder la habilidad de escribir. Los temas de su obra son, precisamente, la depresión o el alcoholismo que ella padecía.

Las imágenes que muestra Midnight Gospel son el viaje de los entrevistados por una procesadora de carne que los muele y los envía a distintas partes de una ciudad para ser consumidos, en una entrega absoluta que llega a lo grotesco, pero con un gesto de comedia ácida.

Para aderezar lo anterior, los entrevistados llegan a la conclusión de que es necesario hablar del amor, contraponiéndose a la crítica de esta entrega total y mencionando la meditación de Cristo en la cruz. Se explica que esta idea fue aprendida en un viaje donde se buscaba aprender sobre la mística hindú y que, extrañamente, terminó siendo una ideología cristiana.

Midnight Gospel se queda en un punto bastante ambivalente, como si esperara que el espectador genere, no sin bastante reflexión, sus propias conclusiones. Lo que ocurre en cada capítulo es el apocalipsis de cada planeta que Clancy visita, hasta llegar al fin de su propio mundo.

Como en la vida real, se está ante un anuncio constante de que el final de los tiempos se acerca. La serie menciona la idea (común en ese tipo de momentos) de que a pesar de estar cercanos a la destrucción, se puede aprender y mejorar, aunque al siguiente momento esto se vuelve motivo de burla y parodia.

Comentarios