Olio
Tendencias

Olio

Un pequeño paso para reducir el desperdicio de comida

Ante las constantes noticias sobre los daños ambientales y su impacto en la biodiversidad y la humanidad, poco a poco la sociedad ha ido tomando conciencia sobre la reducción de desperdicios, buscando nuevas alternativas para lograrlo.

La británica Tessa Clarke, hija de un granjero, y la estadounidense Saasha Celestial-One, hija de una pepenadora, crecieron viendo de cerca la cantidad de productos que la población tiraba a la basura, sobre todo alimentos, lo que implicaba un desperdicio enorme de comida y de recursos para su producción.

Por ello decidieron crear Olio, una app originaria de Reino Unido que ya opera en 48 países; fue lanzada en 2015 y llegó a México en abril de 2019. Su objetivo se basa en la confianza y básicamente tiene como finalidad que, cuando las personas quieran deshacerse de alimentos que ya no van a consumir pero que todavía están en buen estado, encuentren mediante la aplicación a quien dárselos para que le den un buen uso. De esta manera se puede reducir el desperdicio de alimento, que llega a 20 millones de toneladas al año en nuestro país.

Según estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 37 por ciento de la comida que se produce durante el año se convierte en desperdicio, mientras que aproximadamente 28 millones de personas en México sufren hambre y desnutrición.

CONDICIONES

Como código ético, en Olio no se pueden regalar alimentos que ya hayan pasado la fecha de caducidad. Cabe aclarar que es posible que la comida se done después de que pasó la fecha recomendada de consumo, pero nunca después de la fecha de caducidad. Además, la entrega se tiene que hacer en un máximo de 24 horas. Las donaciones suelen ser rápidas y efectivas, con un 95 por ciento de éxito.

Cada año se desperdician 20 millones de toneladas de alimentos en México. Foto: newyorker.com

Tampoco se puede vender ni intercambiar, en especial si los alimentos provienen directamente de establecimientos y negocios, ya que es ilegal obtener una recompensa monetaria dentro de la aplicación. Solo se pueden obsequiar artículos comestibles que los usuarios emplearían para alimentarse a sí mismos o a su familia, porque eso significa que están en buen estado y pueden ser donados a alguien más.

Asimismo, está estrictamente prohibido compartir productos alimenticios falsificados, animales o sustancias controladas como drogas naturales o sintéticas, fármacos, disolventes, entre otros.

Sin embargo, se vio la necesidad de crear una sección separada en la cual se pueden regalar otro tipo de objetos, puesto que muchos usuarios no tienen comida para dar, pero sí artículos atractivos a los que se les puede dar otra oportunidad de uso.

En México, el 80 por ciento de los usuarios de la app han donado más artículos que comida, y se considera que la razón de esto es porque aún no tienen la confianza suficiente para recibir alimentos de desconocidos, de tal manera que la demanda en nuestro país aún no es la comida.

FUNCIONALIDAD Y SEGURIDAD

Para formar parte de Olio es necesario descargar la aplicación y crear un perfil al que otros usuarios tendrán acceso para crear el lazo de confianza y sentirse seguros de lo que reciben y comparten, manejando un sistema de puntuación para calificar las entregas en cuanto a puntualidad y calidad.

Foto: Behance / Arina Shabanova

Si se quiere agregar un artículo para donar es necesario hacer clic en el botón rojo, seleccionar la sección de comida o no comida, según sea lo que se va a regalar. Para solicitar una donación, la aplicación evalúa los productos que estén más cercanos a la ubicación del usuario; luego este debe seleccionar el artículo deseado, aunque existe la posibilidad de que no aparezca ningún elemento si todos los productos publicados se encuentran lejos.

Esta aplicación permite decidir con quién se prefiere compartir los alimentos u otros productos, sólo es cuestión de que se evalúen las solicitudes de las personas que quieren los artículos publicados. Se recomienda tomar en cuenta su perfil, la hora en que lo solicitaron, las horas que hay disponibles para su entrega y la manera en que enviaron el texto; por ejemplo, verificar si la persona solicitante redactó el mensaje para dirigirse amablemente y con educación al donador.

También es importante que lo que se va a regalar esté en excelentes condiciones y sea un producto de calidad, puesto que otro de los objetivos de Olio es que las personas obtengan artículos que verdaderamente satisfagan una necesidad. Entonces, si algo parece demasiado bueno para ser verdad, debe serlo porque de otra manera infringiría las normas de la app. Así que es necesario ser cuidadoso con las fotos que se publican de los productos.

Es recomendable que, al momento de realizar la entrega, se establezca una hora específica y un sitio para ello. Puede ser que ambos involucrados seleccionen un lugar público como punto de reunión, pero sin contacto alguno, con sana distancia y cuidando los demás protocolos de sanidad respecto a la COVID-19 que se tengan en el país. En caso de ser el donador, es posible que prefieran dejar los artículos afuera de su casa y solo proporcionar la dirección al solicitante para que pueda recogerlos sin problema.

La app no exige ser donador. El objetivo es que se reduzca el desperdicio de alimentos y el hambre. Foto: Unsplash / thinkcatalog

CARIDAD

Puede ser que haya personas que únicamente compartan artículos, así como personas que solo soliciten y muchas otras que hagan ambas acciones, pero teniendo siempre claro que no se pueden realizar cambios ni vender.

Todo en Olio es gratuito porque no toma ninguna comisión y nadie puede vender ni intercambiar. Tenemos la filosofía de que en algunos momentos de tu vida te toca compartir y en otros te toca recibir. Así que pueden compartir cuanto quieran y solicitar cuanto quieran”, dijo Cecilia Migueltorena, representante de la aplicación Olio en México.

Actualmente Olio cuenta con un millón de usuarios en el mundo, mismos que han realizado más de 1.7 millones de donaciones. En México ya existe la suma de 80 mil usuarios dispuestos a hacer conciencia sobre el desperdicio y a ayudar a las personas que más lo necesitan, así como solicitantes que requieren el apoyo de otros.

Estas cifras representan un porcentaje menos de desperdicio de comida, así como un aumento en la cultura de la reutilización. Entre más personas se sumen a este tipo de dinámicas, mayor será el impacto positivo en el planeta.

Comentarios