Lojban
Ciencia

Lojban

Un puente entre la comunicación humana y la IA

Crear un lenguaje lógico fue uno de las principios que en 1955 el doctor James Cooke Brown se planteó al momento de intentar comprobar la teoría lingüística de Sapir-Wohrf, aquella que establece que el lenguaje configura la forma de pensar de los individuos. Cinco años después salió a la luz loglan, sin embargo, las deficiencias dentro de su estructura lo clasificaron como un prototipo, el cual fue evolucionando poco a poco hasta convertirse en lo que actualmente conocemos como lojban, un lenguaje artificial basado en los principios de la lógica formal. Debido a la naturaleza del idioma, lojban no sólo resultó ser una lengua para comunicarse entre humanos, sino también con máquinas, un posible puente que quizá una la comunicación entre inteligencia artificial (AI por sus siglas en inglés) y los humanos.

¿CON QUÉ SE COME LOJBAN?

Aunque no es la única lengua artificial que existe, lojban tiene un sinfín de particularidades que la hacen única a pesar de ser desarrollada en una época donde el Internet y la inteligencia artificial no tenían el alcance ni la popularidad de la cual gozan en estos días. Desde un inicio, se planteó la posibilidad de ser un lenguaje lo más culturalmente neutro, propuesta cuyo significado implica la nula ambigüedad en sus palabras y en la pronunciación de cada uno de sus grafemas (letras).

Por esa razón, la gramática del lojban, al igual que sus fonemas o los sonidos de la pronunciación, se escriben de manera fonética y se resuelven sin ambigüedad o con un doble significado de la palabra en cuestión. A comparación de los lenguajes naturales, el lojban fue creado específicamente con un principio de lógica formal; ello quiere decir que la sintaxis de la lengua artificial no tiene excepciones dentro de sus reglas ortográficas, por lo tanto, el aprendizaje de este sistema resulta más claro y sin confusiones. Por lo tanto, está diseñado con fines diversos: se puede aprovechar en el ámbito científico, el área creativa, práctica y teórica.

BINOMIO SAPIR-WHORF

El lingüista y etnólogo Edward Sapir fue uno de los pioneros en generar hipótesis sobre la relatividad lingüística, postura que su estudiante Bejamin Lee Whorf complementó realizando la síntesis de la teoría Sapir-Whorf. Por su parte, Sapir considera al lenguaje como un complejo de símbolos cuyo propósito es reflejar el ambiente físico o social de un grupo específico de personas. Hace hincapié en el ambiente social, cuya fuerza moldea la vida y pensamientos de los individuos.

Símbolo empleado para distinguir el lenguaje lojban. Foto: scrapbox.io

En su libro El estatus de la lingüística, el teórico llega a una conclusión: el lenguaje es un producto compuesto de un factor social y otro cultural, por esa razón se debe interpretar como tal sin dejar de lado ambos componentes. En otras palabras, esta postura determina que el lenguaje de una comunidad configura el mundo y, por lo tanto, la realidad social de una persona, ya que lleva por sí mismo una cosmovisión particular.

Mientras tanto, Whorf trató de comprobar de manera empírica los postulados de su maestro. Realizó un estudio con la tribu hopi en Arizona, comunidad en cuyo idioma no existen los tiempos verbales, por lo que dedujo que esta población no tenía un concepto del tiempo como lo podría concebir otra persona que no hablara su lengua.

Aunque esta deducción hoy en día ya está rebasada, el teórico en su momento llegó a la conclusión de que la lingüística se relaciona de manera muy estrecha con el cómo y en qué se piensa. Además, concibe la lengua como un medio para percibir la realidad y afirma que las diferencias en las estructuras del lenguaje están asociadas con las distintas maneras de percibir y concebir el mundo, es decir, que a cada idioma corresponde a una determinada forma de percibir la realidad y un cambio en el lenguaje puede transformar nuestra apreciación del cosmos.

De estas investigaciones tanto teóricas como empíricas surge el binomio Sapir-Whorf el cual se puede resumir en dos postulados concretos: el lenguaje es un producto social cuya estructura configura la apreciación del mundo, y a través de este medio los humanos aprehenden su entorno de manera distinta.

Es indiscutible que el lojban es un lenguaje artificial, sin embargo, existe un diálogo entre lo denominado lenguaje natural y su contraparte. El primero es aquel que se adopta inconscientemente, es decir, es automático y omnipresente, por lo cual no se requiere una planeación para desarrollarlo porque su fin es reflejar las necesidades que exige el entorno.

Por su parte, el segundo es todo lo contrario. Es una lengua planeada y la mayoría de las veces busca la universalidad, es decir, una homologación en el intercambio propio de otros hablantes. El lojban fue concebido de forma consciente e intencional; para este caso, la intención principal era comprobar el binomio Sapir-Whorf, además de ser usado para una comunidad determinada. A pesar de estas diferencias, no quiere decir que un lenguaje artificial no llegue a la complejidad de un lenguaje natural.

Foto: Freepik

GRAMÁTICA, FONÉTICA Y MÁS PECULIARIDADES

El lojban utiliza el alfabeto latino para representar las seis vocales y 17 consonantes que el idioma contiene, además de que sólo usa caracteres de las teclas estándar de la máquina de escribir o del ordenador. En este idioma no se usan las mayúsculas y, si son empleadas, sólo es para indicar un acento en la forma de pronunciar. Siguiendo este principio de la no ambigüedad, la escritura corresponde con exactitud a los sonidos de la lengua hablada, es decir, así como se escribe, se pronuncia, y los sonidos se separan en palabras. En cuanto al sonido, se escucha rítmico y suave; sin embargo, las consonantes tienen plenitud y fuerza.

El uso de los predicados lógicos en el lojban es una de las características más sobresalientes de este idioma, ya que es una configuración gramatical alejada de la estructura de las lenguas naturales. Aunque en un principio no fue creado para comunicarse con AI, este uso lógico abre un abanico de posibilidades para una posible comunicación entre humanos y AI.

En cuanto a la gramática, el lojban fue diseñado mediante una estructura consciente desde la lógica formal que estudia los actos del pensar, los cuales son el concepto, el juicio, el razonamiento y la demostración. De esta forma a través de las abstracciones de un contenido concreto de los pensamientos, se toma en cuenta la conexión y el procedimiento de las partes, es decir, un punto ‘a’ llega a un destino o se relaciona con ‘b’. El objetivo principal de este procedimiento es formular leyes y principios a través de la razón para llegar a un saber nuevo.

La gramática funciona de acuerdo a la lógica formal. Un ejemplo serían las siguientes oraciones: “Antonio saluda a Sandra”, “Antonio es primo de Sandra”, “Antonio es más alto que Sandra”. En las tres enunciaciones existe una relación entre Antonio y Sandra; a diferencia del español donde las afirmaciones se representan a través de verbos, adjetivos y nombres, en el lojban las conexiones entre sujetos se representan con predicados de dos lugares, o mejor llamados argumentos. Es decir, hay una relación entre el sujeto ‘a’ con el sujeto ‘b’.

Foto: Behance / Björn Öberg

LOJBAN HOY EN DÍA

A pesar de que ya pasaron más de 60 años desde su creación, el lojban cuenta con muchos hablantes. Existe una comunidad activa que incluso ha realizado traducciones del inglés al lojban. El caso más conocido es la traducción de Alicia en el país de las maravillas. La intención es clara: comprobar que este idioma no tiene limitantes como en un principio se puede suponer debido al propósito original para el cual fue creado. La comunidad sigue activa, incluso cuenta con una página oficial donde se brinda información sobre el lenguaje y las posibilidades alcanzas y esperadas a través de su difusión; también tiene un sistema de enseñanza para cualquier persona.

Este tipo de lenguas artificiales se basan prácticamente en la difusión de un grupo de personas que comparten intereses en común. Existe la asociación Conlang, Language Creation Society (Sociedad de Lenguajes Creados o Artificiales) por sus siglas en inglés, creada en el 2007 con la finalidad de estudiar idioma artificiales como el klingon de Star Trek o las lenguas élficas (quenya o sindarin) de la saga de El Señor de los Anillos o el Silmarillion e incluso, crear otras lenguas más. Dentro de la comunidad se encuentran más de mil miembros activos, los cuales la mayoría de las veces no son lingüistas o especialistas en el tema, por lo tanto, existen diversas aristas en la creación de estos nuevos lenguajes.

Cualquier idioma, sin importar si es artificial o natural, cumple con una función comunicativa, no obstante, una desventaja rotunda de las lenguas artificiales es su distribución y uso. Un ejemplo es la lengua lincos, cuyo nombre es un acrónimo en latín que significa lengua cósmica y, así como se indica, está diseñada con la única función de comunicarse entre humanos y cualquier vida extraterrestre. A comparación del lojban, este sistema no usa ningún tipo de alfabeto, sino que maneja el sistema numérico para poder crear relaciones de sujetos y predicados; incluso en 2003 se mandó una señal al espacio con esta lengua artificial. Aún así, el lincos, aunque se base en un sistema numérico, fue creado a partir de una percepción humana y es difícil conocer si esa señal (si es que es captada en algún momento de la historia), pueda ser clara para otra civilización completamente distinta, con un sistema cognitivo y de razonamiento cuyo funcionamiento es desconocido.

La creación de nuevas lenguas siempre estará hilada con la lengua materna de su creador o sus creadores. Por ejemplo, el lojban, al ser su desarrollador un angloparlante, tiene varios aspectos y rasgos fonéticos del inglés y de otras lenguas occidentales; otra historia hubiera sido contada si su creador fuera nativo de otras lenguas, ya sean eslavas o orientales, por decir un caso. Y en cuanto a la comunicación entre inteligencia artificial y humanos, sólo los años de desarrollo tecnológico determinarán si el lojban se convertirá en la lingua franca del mañana, o quizá, sea el puente para la creación de una nueva familia de lenguas de inteligencia artificial.

Comentarios