Referéndum sobre AMLO
Opinión

Referéndum sobre AMLO

Jaque Mate

México se encuentra inmerso en un proceso electoral que puede ser uno de los más importantes de la historia. El presidente Andrés Manuel López Obrador busca ratificar su triunfo de 2018 construyendo una mayoría calificada en la Cámara de Diputados que le permita enmendar la Constitución con facilidad para concluir la transformación que ha empezado. Habrá, además, elecciones cruciales para gobernador en 15 entidades y muchas otras votaciones locales. En términos del número de cargos de elección popular en disputa, serán las elecciones más grandes de la historia del país.

Las votaciones estatales y locales se definirán, como tantas otras veces, por temas estatales y locales; pero las de diputados federales se están convirtiendo en una especie de gran referéndum sobre la presidencia de López Obrador.

Desde hace muchos años, el partido en el poder ha perdido siempre terreno en las elecciones intermedias. La gran excepción fueron los comicios de 1991. El PRI, bajo el mando de Luis Donaldo Colosio, apoyado por la popularidad que Carlos Salinas de Gortari logró en sus tres primeros años de gobierno, consiguió ese año un avance importante frente a los cuestionados resultados de 1988. El electorado, sin embargo, se ha vuelto escéptico desde entonces y usualmente castiga al partido gobernante en las intermedias.

Este 2021 puede ser una nueva excepción. El presidente López Obrador goza de una popularidad muy alta. Uno pensaría que la contracción económica de 8.5 por ciento en 2020 y la enorme mortandad provocada por la pandemia de COVID-19 habrían afectado su popularidad, pero no es así. La gente común y corriente no lo culpa por estos problemas. Por otra parte, el mandatario ha sabido comprar la lealtad y el afecto de mucha gente repartiendo dinero en distintos programas sociales. Por eso anunció un incremento en los apoyos para adultos mayores al comenzar la campaña en marzo. En 2020 el presidente afirmaba que el 55 por ciento de las familias recibían algún tipo de apoyo del gobierno, pero que él planeaba llevar el total a 70 por ciento. Estas dádivas no eliminarán la pobreza en la que viven tantas familias, pero pueden comprar la lealtad de muchos.

Lo importante de la política, sin embargo, no es el pasado sino el futuro. El presidente quiere una mayoría calificada de dos terceras partes en la Cámara de Diputados porque algunas de las reformas que busca realizar, por ejemplo, la Ley de la Industria Eléctrica, lo obligan a enmendar la Constitución. La inconstitucionalidad de esta legislación ha quedado de manifiesto en los fallos de los tribunales que han detenido el intento del presidente de devolver a la Comisión Federal de Electricidad el monopolio que tenía en el pasado.

Para la oposición, la elección pone en juicio al mismo gobierno de López Obrador. Algunos sectores del país consideran indispensable frenar los cambios que este ha venido impulsando porque los ven como un retroceso a los tiempos del viejo PRI, cuando el presidente en turno tenía poderes absolutos sobre la economía y sobre las instituciones.

La elección del 6 de junio será importante para definir cuál será el país que tendremos en el futuro. En este momento, por la popularidad del presidente, pero también por la manera en que este ha polarizado a los mexicanos, el ejercicio se ha convertido en un verdadero referéndum sobre la figura de López Obrador.

Comentarios