Juguetes sexuales para personas con discapacidad
Sexualidad

Juguetes sexuales para personas con discapacidad

Satisfacción sexual sin barreras

Generalmente, cuando se aborda el tema de placer y estimulación sexual, se piensa en lo que una persona “normal” puede hacer, por ejemplo, cambiar fácilmente de posición a la hora de practicar relaciones sexuales, o repetir uno o varios movimientos a una velocidad específica al momento de masturbarse. Aquí surge una pregunta muy interesante: ¿A qué se le llama persona normal? La mayoría está de acuerdo con que es aquella que cuenta con las capacidades físicas y mentales necesarias para funcionar en la sociedad sin necesidad de intervención especial o profesional. Quienes no entran en esta categoría tienden a sentirse excluidos de la sociedad.

Una de las ideas más erróneas que se tiene sobre los individuos con alguna clase de discapacidad, resaltando en esta ocasión la motriz, es que no tienen deseos o necesidades sexuales. Tanto hombres como mujeres con esta clase de discapacidad lidian con la minimización/exclusión de sus deseos y necesidades sexuales, que además de ser poco o nada considerados por la gente, tampoco lo son para la industria de juguetes eróticos.

Fue por esto que Tantus, una compañía con veinticuatro años de antigüedad y reconocida por el desarrollo y comercialización de consoladores de silicona de alta calidad, lanzó en el 2015 una campaña de crowdfunding para crear Rumble, un dispositivo presentado como “un vibrador para darle placer a todos”. Metis Black, su fundadora, identifica a la sexualidad como un derecho humano, por lo que vio necesario crear un producto cuya finalidad fuera brindar placer tomando en cuenta las distintas capacidades y habilidades físicas de las personas.

RUMBLE

Ser menos apto no disminuye tus necesidades o deseos sexuales”, es el mensaje que da la campaña de este vibrador. Black considera que la mayor accesibilidad de un producto está determinada por sus detalles en el diseño. Al hablar de Rumble, menciona que es muy liviano y ergonómico, cualidades que facilitan el sostenerlo sin usar demasiada tensión en la mano. También aseguró que, dado su peso balanceado, es posible estabilizarlo aun cuando el usuario no pueda sostenerlo con toda la mano. “Él toma tu mano, en lugar de requerir que la mano haga todo el trabajo”, afirma Black.

Rumble, un vibrador sumamente ergonómico. Foto: bol.com

No obstante, como con toda innovación, surgió una duda respecto a lo que Rumble ofrecería: ¿Servirá para las necesidades de los discapacitados? Para averiguarlo, fue necesario consultar con la activista para la discapacidad Karolyn Gehrig, quien reconoció que Tantus estaba por muy buen camino. “Todo lo que está diseñado para ser lo más ergonómico posible, lo más accesible posible, va a llegar a más personas y será mejor para un gran número de gente”, afirmó.

Pero esto no significa que Rumble (o cualquier producto) sea accesible para todas las personas. Gehrig mencionó que los juguetes con vibraciones intensas pueden herir sus manos, ya que padece el síndrome de Ehlers-Danlos, un conjunto de trastornos hereditarios caracterizado por articulaciones extremadamente sueltas y piel muy elástica, en la que fácilmente se forman hematomas y se dañan los vasos sanguíneos. Cuando utiliza su Magic Wand (masajeador), el simple hecho de sostenerlo puede causar que sus articulaciones se salgan de lugar. Aunque las partes del Magic Wand se pueden remover, siendo una ventaja sanitaria, también puede representar un problema para las personas con artritis u otras discapacidades que limitan en gran medida el rango de movimiento en las manos.

Sin embargo, existen otro tipo de artículos que pueden adaptarse a distintas discapacidades para facilitar el goce sexual.

LIBERATOR

Liberator es una serie de muebles y almohadas diseñados para apoyar el cuerpo a la hora del acto sexual y que permiten una amplia cantidad de posiciones. Algo interesante es que a pesar de que no fue creado para los cuerpos de gente con discapacidad, esta colección resulta una mejor opción que las almohadas, colchones y otros productos que fueron diseñados específicamente para el apoyo, tratamiento y alivio de las personas con discapacidad. Una gran ventaja que Liberator ofrece es que, al estar diseñado para practicar relaciones sexuales, ofrece más comodidad que cualquier otro producto diseñado para actividades más ligeras, como el simple hecho de acostarse y dormir.

Uno de los muebles de la línea Liberator. Foto: Amazon.com

EVA

Este producto, lanzado por Dame Products, es un vibrador pequeño que fue diseñado para situarse entre los labios vaginales y obtener placer sin necesidad de usar las manos. El objetivo original de este producto era lograr que las mujeres recibieran estimulación en el clítoris durante la relación sexual, sin embargo esta característica lo hizo útil para aquellas personas con discapacidad. Cuando el juguete comienza a hacer su trabajo y está posicionado en el lugar correcto, no hay necesidad de volver a tocarlo.

ANDREW GURZA

Uno de los muchos individuos que también está de acuerdo en que las personas con discapacidades físicas disfrutan el placer sexual al igual que el resto de la gente que prescinde de éstas, es Andrew Gurza, un asesor de concientización sobre discapacidades que conduce el podcast Disability After Dark, y además organizó la primera orgía en Toronto para personas discapacitadas.

El placer sexual es una parte fundamental del ser humano, algunos incluso dirán que es un derecho; si bien las demás personas pueden satisfacer esta necesidad con bastante facilidad, este no es el caso para personas con discapacidades y movilidad limitada. A menudo se asume erróneamente que carecemos de deseo sexual, las personas con discapacidades encontramos que nuestras necesidades raramente son consideradas cuando se trata del diseño de juguetes sexuales para discapacitados”, dijo.

Gracias a una encuesta que hizo como parte de su investigación, encontró que más de la mitad de los 58 encuestados tuvo problemas para darse placer sin ayuda. Aproximadamente un 63 por ciento mencionó que las dificultades para masturbarse radicaban tanto en el dolor de las manos como en la falta de destreza, agarre y control muscular. Además, la mitad de los encuestados dijo que la variedad de juguetes sexuales que se encontraba en disponibilidad no satisfacía sus necesidades sexuales.

El vibrador EVA se enfoca en estimular al clítoris sin necesidad de sostenerlo con las manos. Foto: Amazon

Otro resultado que arrojó la encuesta, es que el 96 por ciento de las personas con discapacidades están interesadas en una línea de juguetes sexuales diseñados especialmente para ellas. Basado en esto, Gurza lanzó una campaña de crowdfunding para iniciar el desarrollo de juguetes sexuales destinados este sector poblacional. “Las personas con habilidades completas pueden llegar a quedar discapacitadas, por lo que querrán un juguete al que puedan acceder”, respondió cuando se le preguntó por qué el resto de la gente (capacidades completas) debería donar esta campaña.

Creo que los juguetes son muy buenos para las personas con discapacidad en general, porque proveen un alto nivel de estimulación que puede romper con el dolor y hacer más fácil que se alcance un orgasmo”, comentó la activista Karolyn Gehrig. Además, desde una perspectiva enfocada a los negocios, producir y distribuir juguetes que un gran número de personas pueda utilizar resulta muy conveniente y sensato. “Excluir a un tipo de persona con base en su habilidad o cómo ésta se percibe parece extraño”, concluye.

Comentarios