La tecnología para potenciar la economía
Finanzas

La tecnología para potenciar la economía

Inteligencia artificial al servicio financiero

Ilustración de portada: Behance / Brand Band

La idea suena de otro siglo, pero la inteligencia artificial en las finanzas corporativas es una realidad más accesible de lo pensado. El empleo de estos sistemas computacionales es un un gran paso hacia el futuro tanto para la gestión de empresas, como para la economía individual. Desde el 2017 la inteligencia artificial (IA por sus siglas) ya era una realidad dentro del ámbito financiero y a raíz de la pandemia, el empleo de los algoritmos se disparó hacia lo alto, optimizando y comunicando múltiples tareas en el laborar diario de una empresa.

En el 2017 un 76 por ciento de los empresarios consideraba vital la adopción de esta herramienta para pontencializar tareas, como el uso de comandos por voz y la automatización de procesos cognitivos a través de Big Data. En el 2022 se estima que el 25 por ciento de las corporaciones utilizará tecnología AI en herramientas, por ejemplo, de habla conversacional en aplicaciones relacionadas con atención al cliente, y dos años después, la interfaces de usuarios habilitadas por inteligencia artificial reemplazarán a las aplicaciones basadas en pantallas actuales.

LA MÁQUINA COMO POTENCIADOR HUMANO

La inteligencia artificial es una herramienta cuyo propósito es la fabricación de máquinas inteligentes o sistemas computacionales con la capacidad de realizar funciones humanas, por ejemplo, la autodidáctica, la toma de decisiones o la planificación y reconocimiento de voz. Por lo tanto, su funcionamiento permite automatizar tareas sin la necesidad de especificar instrucciones exactas para su cumplimiento. Un ejemplo de inteligencia artificial sería AlphaZero, un robot cuyo mecanismo le permitió enseñarse a sí mismo a jugar ajedrez en cuatro horas.

Las áreas más populares dentro de la inteligencia artificial son de aprendizaje de máquina, es decir, a través de algoritmos permite a las máquinas localizar situaciones o ideas ocultas sin la necesidad de programar esa función de búsqueda para que lo ejecute.

Otra actividad de la IA es el aprendizaje profundo, situación donde el sistema adquiere principalmente la facultad de explorar y localizar objetos en imágenes o videos. A esta situación se le agrega el reconocimiento de un proceso de lenguaje natural, o en otras palabras, la habilidad de entender el habla humana en tiempo real sin importar el idioma referido, incluso es capaz de crear un diálogo en tiempo real, situación cuya naturaleza le dota de la capacidad para entablar y manejar un diálogo. La habilidad de conversación le permite al algoritmo crear una gama de comunicación dentro de Internet de las Cosas, por ejemplo, si el usuario se levanta a las siete de la mañana, el dispositivo de alarma estará relacionado con la cafetera, quien empezará a hacer café a esa hora.

Las habilidades comunicativas de una IA pueden aprovecharse para asistir financieramente al usuario. Foto: Behance / Forbender

Con estas capacidades, la inteligencia artificial es una gran aliada en torno a las finanzas, sobre todo en las áreas de Credit scoring (Puntajes de Crédito), detección de fraudes y la gestión de cobranza, por poner algunos ejemplos. Además, se habla de un Comercio de Inteligencia Artificial, es decir, la transición de un modelo económico construido por el humano a otro elaborado por una inteligencia artificial. Aunque la idea es lejana, la IA absorbería una mayor cantidad de datos y por lo tanto hará predicciones financieras dentro del mercado con mayor exactitud. Ejemplo de ello, sería desde comprender las tendencias mundiales de comercio a largo plazo, lo cual supondrá una mayor preparación de estrategias y técnicas en pro del comercio y los consumidores.

USOS, CASOS Y TESTIMONIOS

Hay algoritmos y sistemas utilizados para el rendimiento de producción de una empresa. Como el sistema de asistentes virtuales, los cuales tienen una ventaja sobresaliente, porque se pueden encontrar en cualquier momento y a cualquier hora cuando el cliente lo solicite. De esa forma, el consumidor tiene un abanico amplio de toma de decisiones financieras, por ejemplo, el fácil acceso a las transferencias y pagos, la información rápida de consulta de saldos y movimientos recientes sin la necesidad de instalar una aplicación.

En el caso de los Puntajes de Crédito, la inteligencia artificial permite una precisión y automatización con más rápida y eficiente, además de estar relacionando con la Big Data (sistema o banco de datos). Los beneficios: reducción de costos entre las relaciones banco-cliente, incremento la automatización del proceso de otorgamiento de créditos y una sola la revisión de la información histórica de cada cliente, ésta reduce tiempo en las transacciones además de aportar una mayor objetividad y transparencia en la asignación de créditos.

Por su parte, el control de fraude es uno de los elementos vitales para el uso de inteligencia artificial. Posibilita el reconocimiento de patrones para evitar delitos como fraudes o lavado de dinero; mitiga los crecientes riesgos cibernéticos como el uso indebido y la filtración de información de alta confidencialidad. Entre los beneficios obtenidos se encuentran el apoyo y mejoramiento del análisis de la cuantificación de datos en tiempo real, analizar el comportamiento de usuarios en Internet y detectar cuentas falsas o utilizadas con fines no convencionales. Por sí sólo puede seguir aprendiendo y de esta manera, llegar a crear modelos más eficientes a la hora de detectar fraudes, además, con la ayuda de Big Data (servicio de nube que ayuda a los prestamistas a mejorar el consumo y calidad de los préstamos), detecta y evita el ingreso de recursos de manera ilícita.

La detección de fraudes y la ciberseguridad son áreas que pueden fortalecerse gracias a la IA. Foto: Behance / Andrei Dzemidzenka

Por último, el uso de seguro inteligente es una de las maneras más afianzadas de realizar en este tipo de servicios. La IA analiza los datos para expandir la cantidad y precisión, mientras que reduce costos y riesgos. De esa forma permite, evalúa y mejora la experiencia en general como la creación de un perfil de cliente más objetivo y con ello, minimizar los tiempos de análisis de perfil histórico de manera precisa e incluso acelera la evaluación ante cualquier siniestro o posibilidad de fraudes.

La empresa PayPal es un ejemplo del uso de inteligencia artificial en sus finanzas. Desde el 2015 la incorporación de estas herramientas para la detección de fraudes, y en ese año hubo un saldo de 235 billones de dólares en cuatro millones de transacciones por 170 millones de clientes. Las cifras reflejan la eficacia de la IA: el aumento de la seguridad de sus clientes con un porcentaje de fraudes bajo 0,32 por ciento.

Las ventajas son infinitas pero no se debe de dejar de lado las desventajas y consecuencias causados por los modelos de inteligencia artificial. Entre esta lista se encuentra el hecho de que el recurso humano se verá desplazado, si no es completamente, en un gran porcentaje. Aunque el objetivo principal de la IA es potencializar las capacidades humanas en una máquina, lo cierto es que aun no se logra ese alcance de eficiencia por completo, es decir, aun los sistemas computacionales, con toda la competencia representada, todavía no son capaces de reaccionar como se debe ante una situación adversa o salida del parámetro establecido. A pesar de ello, el recurso humano aún sigue prevaleciendo y lo seguirá haciendo acompañado también de la inteligencia artificial, como una especie de dúo dinámico donde si se elimina por completo un eslabón es imposible el funcionamiento óptimo de un órgano empresarial.

Comentarios