Feministas o mujeres
Opinión

Feministas o mujeres

Jaque Mate

No ha sido este, precisamente, un gobierno congraciado con las organizaciones feministas. Me pregunto, sin embargo, si ha estado cercano a las mujeres. No es la misma cosa.

Las organizaciones feministas han marchado contra el presidente López Obrador. Las dos manifestaciones más importantes tuvieron lugar el 8 de marzo de 2020 y 2021. En la primera, el gran reclamo era la violencia contra las mujeres; la segunda se centró en la decisión de sostener la candidatura de Félix Salgado Macedonio para Guerrero pese a haber sido acusado de violación.

No veremos este 10 de mayo manifestaciones similares. Las organizaciones feministas no festejan el día de las madres. El que la enorme mayoría de las mujeres sí le den relevancia a esta fecha revela la distancia entre esos grupos y las mujeres.

Tanto los unos como las otras rechazan la violencia contra las mujeres, uno de los peores agravios a la sociedad. Las mujeres tienen una mayor vulnerabilidad que los hombres y muchas veces son agredidas simplemente por ser mujeres. Pero las mujeres no feministas repudian también la violencia contra los hombres.

Feministas y mujeres coinciden en que ha sido desafortunada la decisión del presidente de cancelar las estancias infantiles que daban a las trabajadoras un lugar para dejar a sus hijos y poder trabajar. Dar a las madres una cantidad de dinero ayuda, pero no resuelve el problema. Muchas más mujeres que hombres han tenido que abandonar la actividad económica en el último año. No pueden trabajar fuera de casa si no tienen dónde dejar a sus hijos.

En otros temas no hay coincidencia. Quizá el más notable es el aborto. Las organizaciones feministas reclaman el derecho a abortar, las mujeres están mucho más divididas: algunas apoyan la legalización, otras no. Las mujeres mexicanas son bastante conservadoras, mientras que las feministas buscan estar en la vanguardia.

Las organizaciones feministas tienen propósitos políticos. Han promovido, por ejemplo, las cuotas para mujeres en cargos de elección popular. A ellas se debe que hoy se exija que un determinado número de candidatos sean mujeres. Pero las propias mujeres no se interesan mucho en temas políticos. Para las feministas era muy importante tumbar la candidatura de Salgado Macedonio, pero las encuestas sugerían que era tan aceptado por las mujeres como por los hombres de la entidad.

Es fácil señalar qué quieren las organizaciones feministas, mucho más difícil saber qué quieren las mujeres. La misma pregunta supone una generalización indebida. Las mujeres son muy diversas y quieren cosas distintas.

Los temas políticos no son sus esenciales para ellas, pero las mujeres sí tienen exigencias identificables. Quieren empleos, para ellas y sus hijas, pero también para los hombres. Quieren buenos servicios médicos, cuyo costo no lleve a sus familias a la quiebra. Quieren seguridad en sus hogares, en las calles y en el transporte. Quieren un buen sistema de educación.

Lo que piden las mujeres no es muy distinto a lo que demandan los hombres. Todos somos seres humanos y compartimos necesidades básicas. Por eso las organizaciones feministas parecen a veces tan alejadas de las mujeres.

El presidente debe estar atento a las demandas feministas: políticamente son muy importantes. En el largo plazo, sin embargo, es más importante que escuche a las mujeres.

Comentarios