La personalidad “Abogado”
Familia

La personalidad “Abogado”

Un modo de ser poco común

Ilustración de portada: freight.cargo.site

Quizá se pueda pensar que la clasificación de personalidades es un terreno poco útil, o que hay tantas personalidades como personas en el mundo. Por supuesto, es cierto que cada individuo tiene cualidades diferentes; cada mente es un mundo. Pero existen formas de separar y de notar patrones en grupos de ellas.

El comportamiento y sus mecanismos son predecibles. Aunque no se pueda estar completamente seguros de él, reconocer las maneras en que nos relacionamos y los comportamientos que mantenemos puede facilitar la identificación de aquello que genera conflicto.

INFJ es un tipo de personalidad entre las dieciséis ideadas por las investigadoras Katherine Briggs e Isabel Myers, cuya clasificación mantiene su relevancia en la psicología y cultura popular actuales. Las siglas (en inglés) indican rasgos de personalidad con los que se puede sentir identificada una persona: Introversión, intuición, sentimiento, juicio. Sin embargo, para saber si se pertenece a este tipo, es necesario hacer el cuestionario propuesto por estas inventoras.

INDICADORES MYERS-BRIGGS

Mediante un inventario de características, las investigadoras Briggs y Myers construyeron una herramienta para determinar una clasificación de personalidades llamada Indicador Myers-Briggs o MBTI. La cualidad de este test es que no mide una particularidad específica, sino que delimita las preferencias de las personas de acuerdo a la teoría de las investigadoras.

Para Briggs y Myers, las preferencias son innatas, pero al mismo tiempo se pueden desarrollar nuevas. Posiblemente se pueda aplicar el test a lo largo del tiempo para constatar cambios en la personalidad.

Determinar una personalidad no suena como algo plausible si se tiene en cuenta lo cambiante que pueden ser las mismas. Finalmente, esta teoría toma en cuenta la personalidad como determinada por factores concretos, como la forma en que se relaciona una persona con su entorno de acuerdo a sus preferencias.

Resulta de la combinación de cuatro letras referentes a las dicotomías expuestas por Carl Jung, teórico del psicoanálisis que se separó de esta corriente. Es a partir de la introversión o extroversión, la percepción, la toma de decisiones y la apertura a recibir nueva información, como se determina que una persona tiene, a grandes rasgos, uno de los tipos de personalidad propuestos.

El indicador MBTI se basa en la manera en que las personas se relacionan con el entorno. Foto: Behance_Christian Arichabala

Gracias a las diferentes clasificaciones, la persona puede encontrar algunos de los patrones de comportamiento que tiene, darse cuenta de ellos, de cómo se relaciona con otras personas y qué es lo que espera de los demás. Es un ejercicio de autoanálisis por medio del cual un individuo puede encontrarse con características que no puede cambiar, o que puede aceptar de mejor manera y aprovecharlas.

INFJ

La llamada personalidad “Abogado” se describe por sus características principales como introvertida, intuitiva, sentimental y juiciosa; por sus siglas: INFJ, un tipo que forma parte de aquellas personalidades poco comunes. De hecho, según el sitio web oficial de los indicadores Myers-Briggs, 16 Personalities, es un tipo de personalidad tan raro, que representa menos del 1 por ciento de la población.

Con lo anterior, se podría pensar que ser catalogado como INFJ sería la excusa perfecta para sentirse diferente o especial, o que la clasificación Myers-Briggs favorece este tipo de resultados para interesar al público. Sin embargo, los indicadores nacen de investigaciones en el terreno de la psicología. El contenido de la web 16 Personalities, hace accesibles y atractivas las definiciones de cada personalidad y trata de interesar a las personas de cualquier ámbito en descubrir su tipo.

La personalidad INFJ llama la atención porque, aunque se define por características que puede presentar alguien que conocemos, es la combinación de esos factores lo que la hace poco habitual. De hecho, algunas de esas características, sin una explicación más detallada, pueden estar conflictuando a personas INFJ.

Se distinguen por tener un sentido innato del idealismo y de la moral, diferenciándose de las demás personalidades idealistas por separarse del mundo imaginario y poner énfasis en la toma de decisiones y la determinación.

Debido a ese sentido innato de la moral, podría catalogárseles como personas que sueñan despiertas y que no salen de un estado de ensoñación, lo cual es un error.

Son idealistas, piensan que el mundo puede convertirse en algo mejor y que las personas pueden comportarse de modos mucho más amables o proactivos, y todo esto lo llevan al mundo real, con cambios personales o haciendo uso de la determinación para transformar un poco el entorno.

Tienen la creencia de que ayudar a los demás es su objetivo en la vida y les interesa más llegar al fondo de un problema, explicándolo de la mejor manera y tratando de atacarlo de raíz, más que traducir este deseo de ayudar a un mero asistencialismo que no cambia la realidad de las personas. Esta visión les permite tratar los problemas de forma estructural, haciendo que el afectado pueda resolverlo por sí mismo.

Las personas INFJ gustan de ayudar a los demás y tienen un gran sentido de justicia. Foto: Behance / Christian Arichabala

Se les llama personalidad “Abogado” no porque les atraiga el conflicto o porque busquen soluciones creativas a los problemas, sino por la parte juiciosa, que adquiere bastante peso en esta personalidad.

Tiene una combinación bastante única de rasgos, de opiniones muy sólidas y bien fundamentadas, pero con la necesidad de exponerlas de manera poco intensa o violenta. La imaginación, sensibilidad, convicción y creatividad formarán parte importante de los rasgos mediante los cuales pueden desarrollarse y relacionarse con los demás.

LOS ASERTIVOS Y LOS TURBULENTOS

Los indicadores Myers-Briggs son guías mediante las cuales se puede tener una mejor idea de cómo funcionan ciertos tipos de personalidad; no es un protocolo que funcione casi calcado, pero la web 16 Personalities advierte que puede ser tan preciso que algunas personas lo han encontrado “espeluznante”.

Es por eso que la personalidad INFJ tiene subtipos, así puede adecuarse mejor a la diversidad de comportamientos que existen. INFJ-A (asertivos) e INFJ-T (turbulentos), son subtipos de esta personalidad juiciosa y sensible; la diferencia estriba en la manera en que se relacionan con su entorno.

Se puede decir que ambos tienen un impacto significativo en la forma en que los demás a su alrededor piensan, actúan y responden al mundo. Sólo que uno va a expresarse o actuar más asertivamente, haciendo uso de la persuasión y de la discusión bien argumentada, y el otro será turbulento.

Digamos que el último es el gemelo malvado del otro. Una persona INFJ que pocas veces tiene las palabras adecuadas y los argumentos para defender aquello que considera correcto, pero hacia el exterior todo se encuentra mucho más desordenado.

El manejo del estrés en los turbulentos es menor que en los acertivos. Según 16 Personalities, en los asertivos hay un 74 por ciento que sienten que manejan su estrés de forma adecuada, mientras que esta cifra cae a un 28 por ciento en los turbulentos, junto con una autocrítica dura en exceso y un buen ojo para encontrar problemas. Sin embargo, sus pasiones les pueden llevar hacia grandes logros.

Comentarios