Huevo de obsidiana
Sexualidad

Huevo de obsidiana

Piedra para sanar heridas sexuales

Debido a sus cualidades físicas, la obsidiana fue probablemente la materia prima con mayor importancia para los antiguos habitantes de Mesoamérica. Gracias al dominio que se tuvo sobre ésta a lo largo de la historia, se aprovechaba cada fragmento para fabricar objetos que pudieran ser utilizados en actividades domésticas, medicinales, artesanales, militares y religiosas.

Esta materia prima es una roca magmática o ígnea (del latín ignis, que significa fuego), es decir, que se forma gracias a la solidificación de un material rocoso y extremadamente caliente llamado magma. En el caso de la obsidiana, se forma cuando este magma, también conocido como lava, se enfría rápidamente después de pasar por una temperatura de aproximadamente 600 grados Celsius con un alto contenido de aluminio y sílice.

PROPIEDADES DE LA OBSIDIANA

Se cree que este material posee propiedades espirituales, tales como: protección contra debilidades y bloqueos, asentamiento, adivinación y paz. Además, desde hace muchos años fue ampliamente aprovechada por las culturas prehispánicas para la fabricación de instrumentos de corte como navajas con filos agudos y uniformes para cortar fibras vegetales, plumas, madera y piel. También se elaboraron raspadores de maguey y perforadores de cuero, hueso y madera. Algunos guerreros, dioses y sacerdotes aztecas portaban collares, orejeras, bezotes y cetros de obsidiana.

OBSIDIANA EN LA SEXUALIDAD

Uno de los temas respecto a esta roca en los que existe mucho escepticismo es la sanación sexual. Para este tipo de actividades en las mujeres, existen huevos vaginales de distintos materiales. Algunos de ellos son: jade, cuarzo rosa, ojo de tigre y obsidiana; éste último también se conoce como Huevo de Osiris, Óvulo de obsidiana y Yoni (término en sánscrito que significa vagina o vientre).

Se trata de una piedra tallada y pulida en forma de huevo. Ésta se introduce en la vagina para aumentar la libido y sanar vínculos sexuales, partos incómodos y problemas ginecológicos como la incontinencia urinaria y la vejiga caída. Este uso resulta ser una práctica ancestral que utilizaban las emperatrices chinas con la piedra de jade; el uso de la obsidiana fue adoptado por las mujeres mesoamericanas.

Foto: Behance / Delia Montanha

La chamana, terapeuta y sacerdotisa Fabiola To Tai, explicó que en México se dio a conocer esa práctica gracias a que las piedras se encontraron en el área pélvica de algunas mujeres cuyas tumbas fueron encontradas como vestigios arqueológicos. “Deben ser piedras pulidas y lisas, libres de cualquier porosidad o perforación para evitar que ahí entren las secreciones y generen bacterias, ya que el riesgo de contraer infecciones puede ser alto”, explica Fabiola.

En la actualidad es muy común ver gente que vende estos óvulos decorados con algún grabado, o con hilos de algodón y un orificio de extremo a extremo por donde éstos pasan. Sin embargo la sacerdotisa sostiene que es más sano utilizar un huevo totalmente liso y sin perforaciones, marcas, golpes o porosidades, ya que no se trata de un tampón.

Quienes practican este método aseguran que el tiempo ideal para llevarlo a cabo es cuando hay luna llena; se sabe que el cuerpo de los humanos está mayormente conformado por agua y se dice que, así como las mareas suben en esa fase de la luna, también las emociones lo hacen. Además, se advierte que no es sólo introducir el huevo y ya, sino que el proceso se realiza mediante una meditación cuya finalidad es crear un estado de consciencia para trabajar desde las sombras todo lo que cause dolor.

Cuando nosotras introducimos el huevo de obsidiana en la luna llena, lo que se va a hacer energéticamente es permitir que todas esas emociones terminen de fluir, y que cuando pase ese plenilunio el huevo las extraiga y te saque todos esos dolores y sentimientos arraigados que lo único que hacen es enfermarte. Necesitamos que la marea suba para que entre el huevo y, en el momento que vaya a bajar, saque esa energía”, añade Fabiola.

USO Y CUIDADOS

Lara Castro-Grañén, psicóloga y sexóloga, menciona que existen tres tamaños de huevos y recomienda empezar por el mediano, ya que cuando se alcanza cierto nivel es posible utilizar dos huevos pequeños de modo que choquen dentro de la vagina, así como moverlos de forma diferente. Se trata de un control muscular que pocas mujeres han conseguido, sin embargo al lograrse se experimenta una reconexión con las sensaciones y la sexualidad.

El principal objetivo de los ejercicios con estas piedras es mejorar la musculatura y lubricación, sin embargo se dice que cuando entran en contacto con la vagina empiezan a encenderse aspectos de la mujer que tal vez estuvieron apagados con anterioridad. “Esto ocurre porque la zona genital es un centro energético brutal donde se guardan muchísimas emociones y conflictos, como si los bloqueos se quedaran ahí”, comenta Lara.

Foto: Amazon.com

Además, explica que antes de usarlo es necesario limpiar el huevo dejándolo una noche en agua con sal. El tratamiento inicia el primer día después del periodo menstrual y consiste en introducir el huevo en la vagina antes de dormir y retirarlo a la mañana siguiente. El proceso se repite durante varios meses, descansando los días de regla. Se cree que gracias a esto los posibles traumas que habitan en el interior emergen del subconsciente y se reflejan en los sueños. “A través de los sueños pueden salir cosas que no conocemos o que están ocultas a un nivel muy profundo. Hay sueños que tienen un simbolismo que puede asustar o no llegar a entenderse del todo”, añade la psicóloga y sexóloga.

ESPECULACIONES Y DUDAS

Muchas mujeres tienen la creencia de que si se introduce algo en su vagina puede perderse en su interior y viajar en las profundidades de su cuerpo, sin embargo Lara afirma que la vagina tiene un tope, por lo que el huevo no puede ir a ningún sitio. No obstante, también se puede optar por un huevo perforado y colocarle algún hilo que facilite su extracción, como sucede con los tampones.

Además, la psicóloga comenta que al principio de la terapia se debe buscar un propósito, enfocando lo que se desea conocer o saber. El significado de los sueños se va descubriendo poco a poco, gracias a la ayuda o guía de un profesional, especialmente porque es posible que aparezcan imágenes muy desagradables alusivas a partos, niños muertos o asesinatos.

Estos huevos pueden ser percibidos como algo mágico o esotérico; incluso como un engaño. María Esclapez, sexóloga y tarpeuta de parejas, dice que todo es una vil mentira. “No es posible que se pueda sanar el cuerpo a través de las energías sexuales. Otra cosa es que la persona se sugestione y crea que la sanación sexual le está haciendo efecto, igual que lo haría con un placebo. Como sexóloga, creo que es peligroso que se introduzcan como prácticas curativas. A mí me parece fantástico que las personas practiquen sexo tántrico. Sin embargo, si esto cruza la línea de lo lúdico y entramos en el ámbito clínico, estamos traspasando un límite muy peligroso”, añade.

Si algo se puede asegurar, es que la sexualidad cada vez está rompiendo los tabúes sociales respecto a ella, de modo que nacen o se introducen nuevas prácticas que pueden ser de utilidad para cada persona, dependiendo de sus creencias.

Comentarios