¿Has visto luciérnagas alguna vez?
Cine

¿Has visto luciérnagas alguna vez?

Esperanza en la luz

Gülseren nació en 1948 en Estambul, Turquía. Ella llegaba al mundo mientras afuera de su hogar los policías buscaban a uno de sus tíos, militante comunista. A pesar del conflicto, nunca olvidaría el primer recuerdo de su vida: la luz de las luciérnagas, insectos que le dieron esperanza por el resto de su vida.

¿Has visto luciérnagas alguna vez? es una película turca del 2021, dirigida por la cineasta Andaç Haznedaroğlu, que narra la vida de Gülseren, una mujer con una inteligencia mayúscula para las circunstancias de su época. La obra mezcla elementos propios de la comedia, del drama y la historia, una triada perfecta para evocar conmoción en el espectador y hacerlo sentir identificado con la protagonista.

La cinta se basa en el libreto del escritor Yılmaz Erdoğan, una clásica puesta en escena del teatro turco en los noventa. El autor adaptó el texto a guion cinematográfico. El resultado fue una buena respuesta entre el público internacional, sensibilizando a miles con la desventuras de su protagonista.

MÁS ALLÁ DE LA ÉPOCA

La película comienza con un narrador en tercera persona y se presenta una Gülseren vieja siendo entrevistada por un periodista. Ella es conocida por su inteligencia, pero antes de comenzar a dar testimonio sobre sus capacidades, la anciana quiere contarle al reportero su vida a través de un álbum fotográfico. La obra recurre a la técnica de flashback para dar seguimiento a su narrativa. El primer cuadro no refleja de inmediato los recuerdos de la mujer, más bien inicia desde la contemporaneidad. El entrevistador tiene un canal en YouTube y ella es parte del material de su investigación.

Cuando la protagonista comienza a contar las anécdotas de su vida, el narrador se convierte en primera persona cediendo la batuta a Gülseren y, por medio de su perspectiva, se dan a conocer los detalles de su historia. Por ello es imposible saber el futuro paradero de algunos de los personajes secundarios, pues no se trata de una perspectiva omnipresente.

Foto: iresim.org

El carácter de Gülseren es muy singular: directo, sin rodeos y, a su vez, con una necesidad de transmitir alegría a los demás, aunque la mayoría de las veces fracasa. Su temperamento, aunado a la inteligencia superdotada, fue el causante de muchos de los estragos en sus relaciones sociales. Su lenguaje es muy visual, por así decirlo, por ello el uso de las fotografías funciona bien para permitir al espectador bucear dentro de la narración. Se utiliza la imagen, en este caso el álbum fotográfico, para captar parte de la sensibilidad de la mujer en un constante cambio de enfoques; como si fuera una lupa en cuyo interior hay un millar de partículas, cada una con un pedazo de la memoria de la mujer.

Otro aspecto a destacar es el uso de la luz para plantear momentos críticos o situaciones de tensión. Aunque en la película no se muestra una danza constante de iluminación, la luz alumbra sólo en ciertos momentos para acentuar los puntos narrativos más importantes. La mayoría de la situaciones están relacionadas con sucesos externos al personaje, como los conflictos armados o los lazos familiares; muchos de ellos están marcados por el abandono, la soledad, la tristeza y la muerte. Pero a pesar de la tragedia, los acontecimientos logran transmitir un tono cómico, sin dejar de lado la crudeza.

En cuantos a los personajes, hay una buena construcción de todos ellos, en especial de los secundarios, mismos que influyeron en la vida de Gülseren: la madre lejana, su tía, quien también decía que podía ver las luciérnagas; los tíos opuestos, uno comunista y otro religioso, y el padre, fueron factores de influencia para la concepción del mundo de la protagonista. El padre fue el más especial, ya que ella lo consideraba como su único amigo porque él la defendía del mundo que constantemente la rechazaba.

LUCIÉRNAGAS, SÍMBOLO DE ESPERANZA

Aunque uno de los temas más recurrentes es la muerte y la soledad, la cinta logra darle ciertos toques cómicos, realizando un equilibrio. Esa armonía está completa gracias a las luciérnagas, elementos que le brindan el nombre a la película. La anatomía de los insectos contiene bastante carga de significados, principalmente su cualidad característica de emanar luz. Este tipo de animales marca por completo la vida de la protagonista: cuando ella se siente sola o incomprendida, recurre a su refugio y así su corazón se llena de nuevo de paz y esperanza.

Foto: lancamentosdodia.com

El destino de Gülseren está marcado por desgracias, desde los conflictos sociales hasta el rechazo de los demás. Al ser una persona superdotada, su condición es un problema para poder relacionarse. Las luciérnagas tienen un papel predominante porque forman una simetría entre la mujer y las adversidades. Al final de cuentas, al igual que la protagonista, la luciérnagas terminan siendo seres exclusivos. Su verdadero ser aparece en ciertos momentos y no todas las personas son capaces de verlo.

En cuanto a materia histórica, la película muestra hasta cierto punto y de forma natural, varios conflictos armados y de intereses políticos, por ejemplo, la persecución de las ideas comunistas. Esa situación, al igual muchas otras más, además de presentar al espectador la situación de Turquía de aquel entonces, tiene una carga significativa en torno a lo que le espera en un futuro a Gülseren: una vida en constante lucha interna, en una sociedad donde casi nadie la comprende y que nunca lo hará. Su destino trágico es la soledad.

Dependiendo de la etapa de la vida de la protagonista, los enfrentamientos también van tras ella y se puede ver el paso del tiempo a través de la transformación de los componentes visuales, por ejemplo, el color y la perspectiva del narrador. Recursos que, mezclados con los acontecimientos de la cinta, logran crear en el espectador una sensación de cotidianidad, pero no una benéfica, sino una normalidad donde lo bélico es tolerado.

Gracias a todos estos elementos, la obra tiene como resultado una trama interesante con toques crudos y a su vez cómicos. Gülseren es un persona destinada a trascender más allá de su nacionalidad, su época, su sexo y sus creencias. Es la personificación de múltiples emociones humanas, desde la alegría, la tristeza, como también la soledad y el enfrentamiento con la muerte. Lo humano, a pesar de las circunstancias, sobresale y siempre triunfa sobre los problemas sociales y todo lo que éstos implican. Es fácil sentir empatía y esa es precisamente la intención principal de toda la película. Quizá a través de ese sentimiento sea posible ver las luciérnagas alguna vez.

Comentarios