Hábitos médicos en la red
Salud

Hábitos médicos en la red

Acciones digitales de los profesionales de la salud

Ilustración de portada: Behance / Jack Daly

Un análisis oportuno, de especial utilidad en el entorno pandémico de nuestros días, es el Primer Estudio sobre los Hábitos de los Médicos en Internet en México. Fue hecho para conocer el modo en que los profesionales de la salud se han vinculado con la tecnología digital, así como los hábitos y actitudes que han desarrollado.

El informe de la Asociación de Internet MX, difundido en abril pasado, expone que el 84 por ciento de los doctores ingresa al ciberespacio por motivos tanto personales como profesionales. Apenas un 16 por ciento no están conectados.

Dispositivos móviles, alias celulares y tabletas, son el instrumento de interacción virtual de 88 de cada 100 doctores internautas; la conexión fija es el otro recurso: 72 por ciento tiene en el hogar y un 68 por ciento en el hospital, consultorio o clínica donde labora.

La casa de cada uno es el sitio favorito para navegar (76 por ciento); el consultorio privado es el segundo lugar más popular (55 por ciento); ingresar a la red en cualquier lugar, a través del móvil, es algo que hace el 51 por ciento de los doctores.

Los médicos mexicanos poseen múltiples dispositivos para sumergirse en la red: 5.8 aparatos en promedio. Hablamos de smartphones, ordenadores portátiles, computadoras de escritorio, tabletas, pantallas inteligentes y asistentes virtuales (SIRI, Google, Alexa). Cabe destacar que 58 de cada 100 profesionales de la salud recurren a estos últimos dentro de su práctica profesional.

¿QUÉ HACEN?

Las acciones digitales forman parte de la práctica profesional de ocho de cada 10 galenos. Casi la totalidad de los médicos cibernautas lee, ve o escucha contenido relevante en la red; realiza búsquedas de información antes de prescribir; envía y recibe mensajes instantáneos o correos electrónicos; echa un ojo a nuevos productos medicinales; revisa diagnósticos novedosos; se actualiza a través de cursos en línea o webinars; accede a redes sociales o aplicaciones médicas; se hace con información sobre medicamentos (efectos en los pacientes, por ejemplo).

Hallazgos destacados son que el 61 por ciento de los usuarios de hábitos blancos utiliza el expediente clínico digital y el 44 por ciento brinda consultas virtuales.

Foto: Behance / Andrea De Santis

La actividad ciberespacial que llevan a cabo se desglosa en visitar páginas relacionadas con su profesión; ingresar términos en Google, Yahoo y otros motores de búsqueda para obtener información, y leer revistas médicas en línea. Hábito arraigado es el de frecuentar sitios de asociaciones médicas o de farmacéuticas.

DECISIONES

Internet se ha convertido en un aliado valioso de la educación médica continua y de la práctica profesional. Contribuye a la hora de que el examinador sanitario efectúa diagnósticos o proporciona información al paciente sobre el mal detectado.

87 de cada 100 cibernautas titulados en medicina consideran que los contenidos de los portales visitados dentro de su práctica diaria tiene un nivel de utilidad alto. De esto se desprende la siguiente conclusión: los médicos ya no recurren a aplicaciones digitales solamente para informarse, también para soportar sus decisiones clínicas. Hablamos de acciones tan importantes como prescribir un medicamento o cambiar el tratamiento de un paciente.

También debe destacarse la influencia que las redes sociales están ganando en la industria medicinal. Casi cinco de cada diez doctores reconoce que su prescripción ha sido influida por información vista en redes sociales.

La rutina de la consulta es otro aspecto de la atención médica que ha cambiado bajo el flujo de la red. Un 83 por ciento de los pacientes adopta, gracias a investigación previa realizada en línea, una postura más activa a la hora de interaccionar con su médico.

En el estudio se mencionan varias barreras que frenan la expansión de la atención sanitaria virtual. La principal es no poder auscultar al paciente. Otras, de menor calado, son la dificultad para recibir sus honorarios, preocupación por la confidencialidad, carecer de infraestructura apropiada y negativa de los pacientes a ser consultados de ese modo.

RADIOGRAFÍA MÉDICA

El 62 por ciento de los doctores que sí utilizan la red son especialistas. El 38 por ciento restante corresponde a médicos generales. 65 de cada 100 de los usuarios digitales de hábitos blancos son varones y 35 por ciento, mujeres.

Foto: Behance / Andrea De Santis

28 de cada 100 internautas que hicieron el juramento hipocrático se ubican en el rango de edad de los 55 a los 64 años. En segundo lugar vienen los del rango de los 33 a los 44 años, una cuarta parte del total. Quienes menos ingresan a la red son los profesionales sanitarios del rango de los 22 a los 32 años, apenas nueve de cada cien.

La región del territorio nacional con más presencia médica en el ciberespacio es la centro-sur, conformada por Estado de México, Ciudad de México y Morelos. Hablamos de un 28 por ciento de los entrevistados.

Le sigue el noreste (Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila), cinco puntos porcentuales por debajo. En el extremo opuesto, con apenas tres de cada 100 médicos conectados, se ubica la región suroeste (Chiapas, Oaxaca, Guerrero).

¿Dónde trabajan los médicos mexicanos? El 47 por ciento están en el ámbito privado, principalmente en consultorios particulares. Apenas dos de cada diez laboran exclusivamente en clínicas privadas.

Revisiones a distancia, alias virtuales, dan trabajo al 16 por ciento de los que prescriben medicamentos. El 12 por ciento obtiene sus ingresos de consultas a domicilio. El 4 por ciento brinda asistencia en alguna farmacia.

Otros espacios privados de práctica profesional, poco significativos desde el punto de vista estadístico, son: áreas de alta marginación, laboratorios, consultorios de empresas, fundaciones o industrias.

Apenas 16 por ciento de los galenos que ejercen pertenece al sector público. De ese porcentaje, cuatro de cada diez están adscritos a la Secretaría de Salud; un tercio trabaja en el Instituto Mexicano del Seguro Social; el 12 por ciento labora en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado.

Trece de cada 100 están en otros sitios de consulta pública: Centros de Integración Juvenil, sistemas DIF, hospitales universitarios o direcciones de salud municipales, por ejemplo. De cada 100 médicos, 37 desempeñan la medicina tanto en lo público como en lo privado. Estos son otros datos valiosos que aporta el estudio realizado por la AIMX.

Comentarios