El efecto ketchup
Finanzas

El efecto ketchup

Reinvención del turismo

El turismo es uno de los sectores más afectados a raíz de la pandemia. El año pasado se reportó una de la peores rachas en México, pero a pesar de los malos pronósticos y los intentos fallidos para levantarlo, la vacuna contra la COVID-19 fue un gran avance para recuperar, en parte, los estragos económicos causados por el virus. Algunos países, como España, apenas están disfrutando estos beneficios de una manera particular, a través del denominado efecto ketchup.

Así como su nombre lo refiere, el término hace honor a una situación hipotética: cuando una persona intenta ponerle salsa de tomate a un alimento. Entre más se apriete la botella, menos saldrá producto. Sin embargo, cuando todas las esperanzas por ponerle ketchup a un platillo se van, el líquido sale disparado y muchas veces en cantidades desproporcionadas. La metáfora se puede aplicar a cualquier sector, no obstante, dentro del turismo se ha vuelto más fácil visualizar el fenómeno. Esta extraña figura retórica tiene sus orígenes en la película sueca The Ketchup Effect, la cual narra las desventuras de una adolescente y cómo su entorno influye para reducir o incrementar su problema.

En el 2021, México apenas está en una etapa de recuperación dentro del sector turístico y una de las causas principales del aumento, es la implementación de la vacuna en el país. Aún así, también se han manifestado otro tipo de prácticas cuyo objetivo es adaptarse a los nuevos modelos de recreación heredados de la pandemia.

METAMORFOSIS

Según el Barómetro del Turismo Mundial de la Organización del Turismo (OTM), en diciembre de 2020, a pesar de todos los pronósticos, México se posicionó como el tercer país más visitado del mundo y el décimocuarto en captación de divisas turísticas. Pero, a pesar de colocarse en ese punto, los datos proporcionados por la entidad no son cifras benéficas. Según apunta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI,) el sector turístico, a comparación del año pasado, representaba alrededor del 26.9 por ciento del PIB en el cuarto semestre 2020.

A pesar de que actualmente la mayoría de los viajes son de negocios o para vacunarse, esto sirve para

desarrollar una nueva normalidad turística. Foto: Freepik

Por ejemplo, en Ciudad de México, se registró en enero de este año un arranque del 15.63 por ciento de ocupación turística. En el 2021 se registró la entrada de 280 mil visitantes, lo que implicó un derrame económico de 2 millones 176.68 pesos, la peor cifra registrada desde enero de 2011. Dentro de la capital del país, las reuniones de negocios y corporativos representan un 40 por ciento del turismo total de la ciudad y no ha habido un alza de usuarios en este año. Se estima que el factor más determinante es el semáforo epidemiológico. Por el momento, permanece en amarillo.

El turismo en México se encuentra más enfocado en el sector internacional que nacional, porque la mayoría de los visitantes proceden de otros países, en especial de Estados Unidos. Las restricciones sanitarias y la alza de casos de COVID-19 fueron un factor sobresaliente para la merma de la actividad turística en estados fronterizos, aunque tras la aplicación de la vacuna en el país vecino, hubo un aumento de visitantes procedente de ese lugar. Entidades como Chihuahua o Baja California Norte tienen un pronóstico favorable a raíz de esa situación. El turismo está viviendo una metamorfosis, los viajes y la recreación están abiertas a un nuevo enfoque: la salud.

Gracias a la reinvención de las actividades turísticas, en los últimos meses se han presentado los viajes COVID, también conocidos como viajes de vacunación. Consiste en realizar viajes express para aplicarse el antídoto contra el virus. La mayoría de los recorridos son vuelos hacia Estados Unidos, donde la aplicación de la vacuna es mucho más accesible y rápida que en México. La inyección puede ser aplicada si se realiza una cita en Internet. Con ese requisito, cualquier persona, sin importar la nacionalidad o si sólo es un turista, puede tener libre acceso a la vacuna.

Al principio, se reportó un aumento de los viajes de vacunación en las entidades del norte de México, donde una gran cantidad de personas viajaron al país vecino con la intención de aplicarse la solución. Conforme pasaron los días, diversas aerolíneas estadounidenses cambiaron el giro de sus promociones. Ahora se ofrecen paquetes de 600 a mil dólares con el plus exclusivo de la aplicación de la vacuna. También algunas promociones incluyen hospedaje, servicio de taxi y cita. A pesar de que no es una solución con resultados inmediatos para México, es una nueva manera de revivir el sector turístico internacional. Las consecuencias de una vacunación masiva en Estados Unidos, tanto para residentes de ese país como para los mexicanos, ofrecen una oportunidad de mediano a largo plazo para la reactivación del turismo.

La vacuna contra la COVID-19 es el primer paso hacia un turismo seguro. Foto: Freepik

Los viajes de vacunación generan ganancias rápidas para diversas aerolíneas. Pero la desventaja de los viajes COVID es que el usuario no llega con la intención de pasar un tiempo de recreación, sino con un objetivo claro. Por lo tanto, no hay un derroche de dinero en torno al consumo, pero sí para las empresas hoteleras. El turismo se ha transformado, en este caso, en una necesidad a la cual pueden acceder unos cuantos, generando de esa forma ganancias meramente simbólicas, aunque se ha registrado un alza en cuanto a los viajes internacionales. La Secretaría de Turismo (SECTUR) estimó que para el verano de 2021, se reservarán 3 millones 574 asientos para la ruta México-Estados Unidos. Al pronóstico hay que añadirle dos factores: un alza por temporada vacacional y el empleo de viajes COVID.

¿SE ESPERA UN EFECTO KETCHUP?

Las situación del sector turismo va más allá de cuestiones económicas. No es sólo un departamento donde se manejan números y mercancías, el trato personal es uno de los pilares de la actividad. Al tratarse también de una cuestión humana, se requiere una especialización en la convivencia eficiente para poder retener el mayor número de visitantes posibles. El factor social es un gran peso, por ello, el turismo tiene que seguir adaptándose a las necesidades sociales. Algunos ejemplos, además de los viajes de vacunación, son la accesibilidad a zonas el aire libre, una tendencia derivada de generar un espacio seguro para los usuarios.

Según los pronósticos, al turismo aún le queda tiempo para recuperarse del todo. La rehabilitación será lenta pero firme. El primer paso para una restauración sólida del sector, es la apuesta al turismo nacional atípico en vez del internacional; sin embargo, aún queda esperar las medidas sanitarias post vacunación. Un ejemplo de ellas podría ser la implementación de condicionantes para volar, como la verificación de haber recibido la vacuna, una especie de pasaporte COVID. Aún así, la alza de visitantes en México seguirá dependiendo de las estadísticas del semáforo epidemiológico. La botella de ketchup está en proceso de bajar y, poco a poco, cuando la presión del aire ya no pueda retenerse dentro del contenedor, el producto saldrá disparado. Será beneficioso. No tardará mucho en hacer un verdadero boom.

Comentarios