Contramilitancia de Luis Jorge Boone
Literatura

Contramilitancia de Luis Jorge Boone

El universo desconocido se expande

Alguien dijo alguna vez que el universo de Star Wars era muy basto. Aquellos fieles seguidores de la saga creada por Lucas en la década de los setenta y, en general, casi toda la población mundial ha sido testigo de más de una docena de películas, series, historietas y un sinfín de referencias y homenajes que otros creadores han hecho. Ese es precisamente el primer valor y el rasgo más valioso de Contramilitancia: la comunión de la alta cultura y la cultura pop en este nuevo ecosistema creado por Boone.

Por supuesto, el fundamento del libro es esa galaxia muy muy lejana que se anuncia al inicio de cada película. Sin embargo, ese espacio no es suficiente para el autor. Contramilitancia es una expansión a un escenario que, por cierto, ya es muy grande. Es una exploración que recae, sobre todo, en la rabia de los personajes, en su derrota y desconsuelo. No sólo es Star Wars, no es suficiente. La franquicia funciona solamente como un símbolo para representar algo más, para que, por medio de las escenas que ya conocemos, podamos encontrarnos con nosotros mismos de una forma que la películas probablemente no lograrían. Boone exprime momentos muy significativos y otros pequeños detalles para encontrar una nueva propuesta en su voz.

Es importante destacar que este volumen no busca juzgar la calidad de las cintas, simplemente se sumerge en ese sistema planetario y lo asume como propio. No hay distinción exacta entre las eras comerciales y la crítica. Admite, además, referencias y personajes de otras franquicias como las de los superhéroes de Marvel y DC Comics e incluso Harry Potter. También están invitados otros personajes, un poco ajenos a los anteriores, como Jaime Sabines y Eduardo Lizalde.

Contramilitancia es un documento que recoge poemas dedicados a asombrarse por la cultura popular, específicamente por la ciencia ficción que ha cobrado mucha relevancia en el cine, por lo menos en los últimos 20 años. Fue publicado en junio de 2020 por parte de ediciones Atrasalante. Su autor, Luis Jorge Boone, nació en Monclova, Coahuila en 1977. Ha ganado trece premios nacionales y actualmente forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

OTRA CLASE DE MILITANCIA PARA QUÉ

Quizá no sea correcto decir que el libro es un “poemario sobre Star Wars”, quizá algo más preciso sea decir que los textos nacen a partir de la mitología que esta saga fílmica propone. Como alguna vez los griegos cantaban sus héroes, Luis Jorge recoge esta tradición en un ámbito más contemporáneo, con los héroes que hoy en día cautivan a las masas.

Foto: Atrasalante

Conocer a fondo los personajes y la historia de la Guerra de las Galaxias no es exactamente una exigencia de esta obra, pues los textos no son del todo dependientes de esa información. Los poemas se valen por sí solos, ya que coexisten en un escenario incluso más allá del espacio. Retratan, en primer lugar, pasión y muy profunda emotividad. El ser un erudito de Star Wars aquí se ocupa como un lujo, como una pequeña herramienta para entender aún mejor ciertas imágenes y, en general, para tener una experiencia ligeramente más placentera al momento de estar cazando las referencias que van brincando en todo el documento. No se le pide al lector ver todos los episodios antes de abrir el libro; cuando mucho, se le invita a verlos después de cerrarlo.

Al igual que las tres trilogías, el libro se divide justo en tres partes. Cada una de estas secciones retrata distintos momentos de la saga. Aunque podemos decir que todo el libro se enfoca en enardecer aún más las derrotas de los protagonistas, cada parte habla de perspectivas distintas, emociones diferentes y lugares cada vez más distópicos.

FANTASMAS REBELDES

El bando de la Rebelión es aquel que definimos como los buenos de la historia. Es un grupo contestatario que se enfrenta a un imperio perverso que atenta contra la libertad en la galaxia nunca bautizada de Star Wars. Es de ellos de quienes se habla en la primera parte, pero no de sus hazañas, si no de sus tragedias bélicas, familiares e incluso amorosas. Aquí se exponen distintos enfrentamientos personales contra los ideales y la fe de uno mismo. También se llama, entre sollozos, a seres amados y soldados caídos.

Alderaan es el nombre del planeta donde creció la Princesa Leia y que fue destruido por la Estrella de la Muerte. Asimismo es el nombre de uno de los poemas de la ya mencionada primera sección. Encontramos restos flotando en el espacio convertidos en versos inconsolables: “Igual / que tus fantasmas: / ¿dónde asustarán si no quedó ya sombra alguna?”. Un abandono muy claro que se expone con genialidad al hablar de una utopía, de un cuerpo celeste hecho trizas. “Hay una oscura ley en nuestra biología / que obliga a no sobrevivir / al paraíso”.

Escena de The Empire Strikes Back (1980). En el libro, la mutilación es una metáfora importante. Foto: wykop.pl

Las extremidades cortadas de un tajo a cargo de un sable de luz son una escena recurrente en las películas. Las dos principales víctimas de este acto son los protagonistas Anakin Skywalker, el padre y Luke, el hijo. Ausencia de la mano derecha es un poema que rescata este violento destino y, a pesar de que, como tal, los sucesos ocurren en momentos y circunstancias distintas, el autor lo plasma como una herencia que el padre da a su hijo. Se trata de un texto largo, dividido en seis estancias que utilizan la mutilación como una metáfora de la pérdida de voluntad y el desconcierto del futuro: “Luego, el tajo, el láser, la luz de la verdad que es castigo y amor paternal. Lo que él recibió. Rituales con nombres clavados a martillo: circuncisión, ablación, mutilación. Esto sobra. Un corte al futuro. Él te ama. Por eso te lo da”.

Por su parte, Diarios partisano es la segunda parte de este volumen y consta de un solo poema muy extenso que en muchos momentos recae en lo erótico. También podría leerse como la memoria de un personaje que atraviesa su faceta como soldado y amante. La figura femenina que es evocada todo el tiempo tiene rasgos de villana. Sin embargo, la voz poética en ningún momento es rencorosa en su totalidad ni da vestigios de berrinches al hablar de este desamor y de esta desesperanza que ocurre al terminar la guerra. Acaso una de las búsquedas del autor sea retratar la separación amorosa y el encuentro bélico como reflejos, como el mismo dolor ocurriendo dos veces sobre el mismo hombre.

EL ASCENSO DEL VILLANO

La última parte es el Libro del Sith. Esta viene a ser un conjunto de poemas que a veces son bien llamados meditaciones y que además es la parte más atractiva de la obra. Aquí nos enfrentamos con el más puro espíritu antagónico de la galaxia. Los versos, que juegan y experimentan cada vez más con su propia estructura, revelan la caída del héroe hacia el lado oscuro y entonces podemos sentir las heridas graves y escuchar los llantos insostenibles que orillan a ciertos hombres a la perversidad.

El libro, desde un principio, aguarda un sentimiento de melancolía cada que le es posible y en esta oportunidad lo estalla y lo transforma en rabia. Ubicándonos en el desierto de Tatooine (lugar donde nacen y crecen los Skywalker) podemos respirar esos aires desolados y áridos que de alguna forma se muestran también en las cintas. “Eso es lo que mata, la esperanza: holograma / en la frontera última del cosmos / a punto de ser desconectado”. Luis Jorge Boone utiliza el universo de Star Wars para expresar algo igual o quizá más profundo. Contramilitancia no es un homenaje ni una celebración por la Guerra de las Galaxias; es, en muchos sentidos, un lamento desgarrador, pues a final de cuentas, de lo que se habla es de eso: una guerra. Pareciera que el autor recuerda muy claramente lo que el Maestro Yoda enseña a Luke durante el Episodio V: “Las guerras a nadie engrandecen”.

Comentarios