Ciudades subterráneas
Arquitectura

Ciudades subterráneas

La arquitectura de los rascasuelos

Cuando pensamos en grandes ciudades normalmente asociamos la idea con enormes rascacielos, sin embargo, la infraestructura subterránea cada día es más común; aunque hablar de estas suena a novela fantástica, la verdad es que las ciudades subterráneas existen; y no, no son únicamente los restos encontrados por arqueólogos.

De vez en cuando las noticias cuentan que los arqueólogos han descubierto una ciudad subterránea perdida en el tiempo; es fascinante imaginar cómo fue la rutina diaria de quienes las habitaban, cómo se las arreglaban con la luz o el agua, pero la realidad es que no hay que retroceder tanto en el tiempo para apreciar este tipo de construcciones: las ciudades subterráneas son una realidad en infinidad de lugares del mundo.

Estas redes de túneles que conectan edificios, casi siempre del centro de la ciudad, han sido construidas por diversos motivos: por ejemplo, las guerras o los climas extremos; así si las temperaturas son muy extremistas, las redes permiten a la ciudadanía seguir accediendo a las oficinas, centros comerciales, estaciones de tren o museos. Y es que, en nuestro concurrido mundo, optar por aprovechar el espacio subterráneo no suena nada descabellado.

PATH, Toronto (Canadá)

Se trata de una red de túneles peatonales que se extiende por treinta kilómetros y conecta los principales lugares de la ciudad, además del acceso a transportes. Lo que lo hace tan especial es que dentro de él se pueden encontrar más de mil doscientas tiendas: lugares para comer, spa, gimnasios, salones de belleza, tiendas departamentales y hasta espacios de salud.

Es considerado el mayor complejo comercial subterráneo del mundo por el Guiness World Records. Además, es el sistema peatonal subterráneo más grande de Norte América y lo usan alrededor de dos mil personas diariamente. Cabe recalcar que las direcciones que sigue el PATH no son las mismas que se siguen normalmente en las calles, así que en cada esquina se encuentran indicaciones para no perderse.

RÉSO, Montreal (Canadá)

El clima extremo en Canadá ha obligado al gobierno a tomar medidas drásticas; en Réso hay tiendas, hoteles, restaurantes, un cine, apartamentos, galerías y hasta paradas de metro… ¡todo bajo tierra! Tiene más de ciento veinte entradas y treinta y dos kilómetros de túneles.

Túneles de Moose Jaw, (Canadá)

A diferencia de las otras ciudades que se han mencionado, Moose Jaw tiene una historia dura; estos túneles fueron construidos cuando Canadá instauró el impuesto a los inmigrantes chinos. El motivo del impuesto era que el gobierno temía una oleada de migración que ocasionara que los canadienses perdieran sus empleos. Los ciudadanos chinos que no podían pagarlo tuvieron que vivir bajo tierra y salir a la superficie sólo para trabajar a cambio de comida.

Derinkuyu, Capadocia (Turquía)

Quizás lo más fascinante de pensar en ciudades subterráneas es la idea de que haya existido una sociedad antigua que camina por los mismos lugares que se están pisando; la región de la Capadocia, en Turquía, se encuentra llena de redes de túneles que datan del siglo VIII a.C.

Derinkuyu es la más grande, significa “pozo profundo” y muy probablemente haya servido de refugio en tiempos de guerra para los hititas; puesto que es un laberinto de dieciocho plantas en el que se pueden encontrar cocinas, bodegas, galerías de ventilación y espacio para veinte mil personas.

Crysta Nagahori, Osaka (Japón)

Se trata de una ciudad comercial conocida en todo el mundo; está formada por más de cien galerías subterráneas.

Calles antiguas, Nápoles (Italia)

Aunque Nápoles es una ciudad muy concurrida, a cuarenta metros de profundidad se encuentra un mundo completamente diferente: la ciudad bajo la ciudad permite a los visitantes imaginar cómo fueron los orígenes griegos y romanos de Italia, mientras pasean por calles empedradas y contemplan un teatro romano.

Las bóvedas de Edimburgo, Edimburgo (Escocia)

En el siglo XVIII se construyó el Puente Sur para conectar ambos lados de la ciudad. Bajo este puente se construyeron diecinueve bodegas que servían como espacios de almacenamiento. Después, gracias a la humedad, fueron abandonados y los pobres comenzaron a utilizarlos como viviendas; aunque evidentemente no servían para eso y se optó por cerrar sus puertas en el siglo XIX. Actualmente se puede entrar y las leyendas de fantasmas y objetos embrujados no se han hecho esperar.

Ciudad subterránea histórica de Pilsen (República Checa)

Cuenta la leyenda que dentro de los más de veinte kilómetros de pasadizos se encuentra un tesoro escondido. Hoy en día los túneles se utilizan para almacenar cerveza y alimentos, pero se dice que en sus inicios fueron construidos por si la ciudad era atacada.

Coober Pedy, Australia Meridional (Australia)

Conocida como la capital mundial del ópalo gracias a la cantidad de minas que se encuentran dentro de la ciudad. La mayoría de sus residentes viven bajo tierra y cuentan con restaurantes, tiendas e iglesias.

Dixia Cheng, Pekín (China)

Pekin también cuenta con una ciudad subterránea; aunque actualmente sólo sirve como atracción turística. Fue construida en los 70’s e incluía salones de belleza, tiendas y zonas para cultivar, fue pensada como un refugio antiaéreo.

Túneles de Shanghái, Portland (Estados Unidos)

Se trata de Portland Subterránea, una red de corredores que conecta Chinatown con el resto de la ciudad; en un principio se utilizaban para llevar suministros a los bares y restaurantes, hoy se puede acceder, pero algunos de los túneles están cerrados por escombros.

CIUDADES SUBTERRÁNEAS DEL FUTURO

Los “Rascasuelos”, Ciudad de México.

La arquitectura se reinventa y los arquitectos han pensado que si existen rascacielos ¿por qué no rascasuelos? Actualmente en la Ciudad de México existe una propuesta que consiste en crear un rascasuelo de trescientos metros de profundidad; contaría con forma de pirámide invertida así que podría aprovechar la luz natural.

Incluso se llegó a hablar de construir un complejo de sesenta y cinco pisos subterráneos para albergar oficinas, viviendas y negocios bajo el Zócalo; considerando la sobre población que existe en la Ciudad de México, no era tan mala idea.

Lowline, Nueva York (EE. UU.)

La ciudad ha aprobado los planes para construir el primer parque subterráneo del mundo; este se encontrará en un túnel ferroviario abandonado en el Lower East Side. Curiosamente contará con un sistema que permita que la luz del sol mantenga un bosque; además de garantizar la calidad del aire y una temperatura agradable.

Hong Kong (China)

Hong Kong es una ciudad muy poblada, así que se ha apostado por edificios subterráneos para lidiar con este problema. El gobierno está incentivando a las empresas a que perforen las montañas y construyan laboratorios y clubs nocturnos.

Uno de los puntos importantes a la hora de hablar de los pros de una ciudad subterránea es la densidad de población; hasta ahora se ha ido optando por construir enormes rascacielos y ocupar la menor cantidad de terreno posible, pero ¿podría hacerse lo mismo hacía abajo? Incluso se habla de que este tipo de construcciones son más resistentes a la hora de enfrentarse a un temblor.

Por el lado de los contras están todas las preguntas que surgen cuando se plantea un proyecto como este, ¿cuáles son todas las implicaciones que tendría construir una ciudad subterránea? ¿qué pasaría con el transporte? ¿y la luz? ¿de qué forma afectaría a la ciudad que se encuentra arriba? Además de claro, aspectos sociales como ¿estaría la gente pobre condenada a vivir bajo tierra?

Comentarios