Noche de fuego
Cine

Noche de fuego

Una amistad que se abraza ante las amenazas del narco

Netfilx la reseña de la siguiente manera: “En una región de México donde se cultivan amapolas, tres amigas se refugian en su amistad para sobrellevar la dura realidad que viven bajo la sombra del narcotráfico”. Actualmente se encuentra entre los estrenos destacados de la plataforma desde el 18 de noviembre.

La ópera prima de la directora mexicana de origen salvadoreño Tatiana Huezo, su primera ficción, nos muestra desde su perspectiva documentalista una de las mejores películas latinoamericanas del presente año. Filmada durante 5 años en la sierra gorda de Querétaro (aunque la historia esté situada en la sierra de Guerrero), ovacionada en Cannes, y ahora en la preselección para el Oscar representando a México como mejor película extranjera, nos regala una grata experiencia audiovisual.

DE LA NOVELA A LA PANTALLA GRANDE

La trama se basa en la novela Ladydi, de la escritora mexicoestadounidense Jennifer Clement, donde retrata la vida en la sierra de Guerrero, particularmente de las niñas, en tierras donde los narcotraficantes se han apoderado de la tranquilidad de los habitantes. La autora ha contado en diversas ocasiones que la idea del libro surge en una plática con habitantes de la región, al escuchar los métodos de supervivencia para evitar ser presas del crimen organizado, pues en una zona donde no hay mucho trabajo, dinero, ni industria, los hombres suelen irse a los Estados Unidos a probar suerte de indocumentados para enviar dinero a sus familias, quienes dependen de ellos para su supervivencia, y las mujeres suelen ser víctimas en tierras del narco.

Sin embargo, la historia presentada dista del libro en un par de puntos. El más significativo es que en este la protagonista es una sola niña, mientras en el filme se presentan tres niñas como las encargadas de vivir los conflictos. La película comienza con un diálogo acerca de los seres vivos y los no vivos, una poderosa metáfora que va tomando fuerza conforme avanza el filme. Si bien la película está basada en el libro, se trata de una obra independiente por sí misma, con un guion escrito por Tatiana Huezo. De hecho, las actrices noveles tuvieron prohibido leer el libro para que la actuación fuera lo más fiel posible a los personajes planteados. El casting duró cerca de un año, en distintas comunidades de México, para lograr encontrar a las actrices ideales para los roles. El resultado fue una selección sin actrices profesionales, a quienes preparó durante tres meses sin leer el libreto, mismas que terminaron desarrollando una amistad real más allá de la pantalla. Aquí es donde radica uno de los puntos fuertes de la producción, pues la naturalidad de las actuaciones envuelve al espectador, adentrándonos en la piel de los personajes y su día a día.

Uno de los fuertes simbolismos que se manejan es cuando les cortan el cabello a las niñas, jugando con esa inocencia o ingenuidad que caracteriza a las infancias. Diciéndole la madre a su hija: “es para que no tengas piojos”, se nos narra una fabula de supervivencia. La niña, entre tanto, no replica, sólo agacha la cabeza y comienza a llorar, como quien sabe que hay una realidad más cruda y tenebrosa detrás de esas palabras.

LA VIDA ES UNA MORALEJA

Siendo el tercer largometraje de Tatiana, se nota la experiencia refinada de sus trabajos documentales anteriores, con una técnica preciosista que logra cautivar el ojo del espectador en todo momento.

Noche de fuego nos narra una ficción que retrata una realidad a veces ignorada: la situación de las mujeres en tierras del Narco, un lugar donde no suele haber espacio para la paz o la justicia. Rompiendo los estereotipos de la narrativa sufriente en las historias del género, reinventándolo con un excelente guion, una fotografía impecable a cargo de Dariela Ludlow, la banda sonora por parte de Jacobo Lieberman y Leonardo Heiblum, y una construcción de personajes por demás sobresaliente, resulta una película refrescante. Es justamente en este apartado donde se centra el mayor mérito de la película, al lograr integrar todos estos elementos de una forma orgánica y natural, aderezado con las brillantes actuaciones de la queretana Marya Membreño, de Ana Cristina Ordoñez, Blanca Itzel, Giselle Barrera, Alejandra Camacho, así como Mayra Batalla como la madre de Ana.

Aunque se trata de una ficción, no hay nada más crudo que la realidad, pues, a pesar de que los narcos aparecen en una única escena, el terror que siembran está impregnado en toda la película. Podríamos hablar incluso, que el villano sería este miedo que recorre el pueblo a cada mención o aparición de los mismos, dejando tras de sí un rastro de temor para quienes sobreviven y no pueden huir de su gris panorama.

Danny Glover, coproductor de la cinta, se involucró totalmente. Junto a Yalitza Aparicio, la presentó en la premier que tuvo lugar en el Complejo Cultural en Los Pinos, con una audiencia mayor a la esperada. Cabe mencionar que no es su primera película producida en México, ya que anteriormente lo había hecho con Mr Pig, dirigida por Diego Luna.

LA CARRERA AL OSCAR

En México se estrenó en cines el 15 de septiembre, teniendo una premier previa en julio en Brasil, y en el festival de Cannes donde se llevó una ovación de diez minutos y se hizo acreedora a la mención honorífica en la sección Un certain regard (Una Cierta Mirada). También tuvo una nominación a mejor película en los Satellite Awards y en España en los Premios Forqué, mientras que en el Festival Internacional de Atenas obtuvo el premio a la mejor dirección, así como el Golden Athena Award. En el 69 Festival de Cine de San Sebastián, obtuvo el galardón a mejor película en la categoría de Horizontes Latinos, así como el premio AECI Cooperación Española y el premio Otra Mirada de RTVE, además del premio a mejor directora en el Festival de Cine de Estocolmo. Esas nominaciones y premiaciones terminan confirmando a la directora como un talento a seguir.

Actualmente, se encuentra en la preselección a Mejor Película Extranjera, para representar a México en la edición 94 de los premios Oscar que se llevará a cabo el 27 de marzo 2022, junto a la argentina El prófugo de Natalia Meta, la ecuatoriana Sumergible de Alfredo León, y las favoritas en la categoría: la francesa Titane de Julia Ducornau y Deserto Particular de Aly Muritiba.

En Noche de fuego, una coproducción entre Brasil, México, Alemania y Qatar, con la casa productora Pimienta Films y el apoyo de Nicolás Celis (Roma) Tatiana logra con su primer largometraje de ficción, contarnos una historia sobre la infancia, la maternidad y la supervivencia ante la ola de violencia desatada por el crimen organizado, y sus secuelas, en un contexto actual del México rural, dejando un legado valioso para la posteridad, un relato que da voz a todas aquellas víctimas olvidadas por un gobierno indolente, soberbio e incapaz de proteger a algunas de las personas más vulnerables en nuestro país.

Comentarios