Arquitectura paisajística
Arquitectura

Arquitectura paisajística

El genio detrás de los espacios verdes

Construir un jardín significa más que elegir las plantas favoritas y colocarlas donde uno quiera.

Los arquitectos paisajistas han existido por un tiempo, pero a nivel local, las personas recién comienzan a aprovechar el potencial de integrar la naturaleza y la arquitectura. No hay muchos estudios, pero como seres humanos, existe el diseño biofílico, en el que estamos conectados de forma natural con el medio ambiente. Y si nos enfocamos en eso, poco a poco creceremos de manera sostenible

A veces, y más a menudo de lo que nos damos cuenta, se necesita la ayuda de un experto al planificar la vegetación, especialmente si es para uso público. Aquí es donde entra un arquitecto paisajista. “Hacemos mucha planificación antes de plantar algo”, dice Erick Yambao, director ejecutivo de Plontur, una firma de arquitectura paisajista que se enfoca en el diseño de espacios residenciales y comerciales.

MARCA Y ADECUACIÓN

La arquitectura del paisaje tiene en cuenta no sólo los edificios que rodean el espacio verde, sino también el genius loci (espíritu del lugar), eligiendo y organizando las plantas de tal manera que evoquen la emoción deseada. El enfoque de la arquitectura es albergar a las personas dentro del edificio.

Por decirlo en términos de comunicación social, es como una marca, pero para un parque, el jardín central de un fraccionamiento privado o incluso los camellones con vegetación pensados para la atracción turística. Tiene muchos efectos en el comportamiento y las acciones de cómo piensa la gente. En el aspecto comercial todo se trata de la experiencia del lugar, la marca cohesiva con el arquitecto, el paisaje, el interior, todo se trata del diseño.

Hay una tendencia creciente, especialmente en el extranjero, a vincular la naturaleza y la arquitectura. Un buen ejemplo sería el Aeropuerto Jewel Changi de Singapur, que contiene un extenso jardín interior combinado con sus numerosas instalaciones y servicios. El paisaje está entrelazado con la estructura. Esto significa más que simplemente decidir qué planta va a dónde. El arquitecto paisajista también tiene que determinar si las plantas tienen el tamaño adecuado, si están disponibles en el área y si prosperarán en el clima y en ese espacio específico debido a factores como el sol y la sombra. Por ejemplo, las plantas que prosperan en Metro Manila no necesariamente prosperarán en una ciudad costera mexicana.

DE LA PLANEACIÓN AL MANTENIMIENTO

La planificación es un paso importante, aunque subestimado, en la construcción. Si no se tiene una meta, no se pueden definir los pasos para concluir un proyecto. Entonces, como diseñadores y planificadores, podemos ayudar con eso, especialmente si sólo se tiene una idea muy amplia de lo que se quiere hacer con el sitio. Los arbustos, la plantación de árboles, la intención, el enfoque. Todo debe estar previamente en listado, definido y presupuestado.

También se debe considerar cuánto mantenimiento necesitará el jardín y si quienquiera que se encargue del jardín podrá comprender y continuar con la intención del diseñador paisajista. Si se va a hacer una planificación maestra, todavía se necesita un arquitecto, un ingeniero y un diseñador de interiores. En última instancia, es un esfuerzo de colaboración, el arquitecto paisajista debe tomar la iniciativa, especialmente si el desarrollo es grande y la mayoría de los espacios están destinados a ser espacios abiertos.

Poner la naturaleza primero tiene el potencial de hacer que un área prospere. Los estudios muestran que cuanto más próspera es una comunidad, más verde tiende a ser. Un fraccionamiento exclusivo, por ejemplo, tendrá caminos bordeados de árboles, mientras que un barrio marginal apenas tendrá vegetación furtiva sobresaliendo de la banqueta. También hay evidencia que demuestra que estar expuesto a la naturaleza puede aliviar el estrés y calmar a las personas. Un buen ejemplo es Singapur, un país del primer mundo. Son muy “pequeños”, y por esa razón le dan mucha importancia a la preservación de la naturaleza, cosa que se puede tener en cuenta en Occidente, en medio de una época en la que se “empequeñece” para la arquitectura.

INDUSTRIA Y RESPONSABILIDAD

Hay muchas oportunidades sin explotar en el mercado hortícola local y nacional. Aparte del cultivo de plantas ornamentales, una industria multimillonaria a nivel internacional y que está creciendo lentamente a nivel local, también se abren más opciones para las diferentes profesiones que trabajan dentro. Por lo tanto, sería una buena idea educar a los clientes sobre la diferencia entre, por ejemplo, un proveedor, un jardinero, un arquitecto, un diseñador de interiores y un arquitecto paisajista. Aunque sus líneas pueden difuminarse a veces, cada uno tiene una especialidad específica, una que puede dar vida a un parque, una granja o un jardín cuando se utiliza correctamente.

Como cualquier industria, la del paisaje tiene sus cosas incómodas también: el suelo está severamente contaminado con metales pesados y otros materiales tóxicos, lo que significa que las aguas subterráneas también están en peligro. El uso de plantas como remediadores naturales tiene un gran impacto positivo en el suelo porque son capaces de absorber los contaminantes, concentrarlos y metabolizarlos en sus tejidos.

Avanzando más en la sostenibilidad, está claro que la gestión del agua es un tema que debe debatirse. Nos enfrentamos a la degradación de los ecosistemas, los cambios climáticos y, a veces, tratar con el agua puede ser un problema real. Como se sabe, los humedales están en peligro y es un gran problema porque son biológicamente muy diversos, purifican las aguas pluviales y controlan las inundaciones. Con la ayuda de arquitectos paisajistas, estos ecosistemas pueden rejuvenecer y revivir.

Por otro lado, se sabe que los árboles (y la vegetación en general) juegan un papel vital en la purificación del aire. Además de producir oxígeno, las hojas también absorben gases contaminantes a través de sus estomas, que purifican activamente el aire y mejoran su calidad. Y además de la preocupación por la calidad del aire exterior, el aire interior también debe ser purificado por plantas, y la NASA ha realizado una amplia investigación sobre ese tema. De acuerdo con los resultados, hemos encontrado.

Es el mejor momento para que los arquitectos paisajistas trabajen con los departamentos gubernamentales para analizar la distribución de presupuesto y abogar por más espacios verdes y mejores espacios abiertos. Los arquitectos paisajistas conocen desde hace décadas los beneficios psicológicos y ambientales de los espacios abiertos. Es el momento oportuno para promover los beneficios y presionar a los gobiernos para que implementen muchos planes e iniciativas que han estado en las estanterías durante años. Las ciudades son uno de los mayores contribuyentes a las emisiones de CO2 y los programas de plantación de vegetación en el paisaje más amplio son necesarios. Esto demuestra que la belleza y el arte en correcta estructura son necesarios en cómo los ciudadanos ven la cobertura de las necesidades de su entorno.

Comentarios