Lactancia materna a libre demanda
Familia

Lactancia materna a libre demanda

Un proceso orgánico y armonioso

Comenzar con la lactancia materna inmediatamente después del nacimiento del bebé es una excelente forma de activar la vinculación natural entre mamá e hijo. Algunas veces el proceso de lactancia puede ser frustrante, sobre todo para las nuevas mamás, debido al agarre o la molestia en los pechos; además hay que tomar en cuenta que la leche materna es de muy fácil digestión así que probablemente el bebé querrá tomarla muy seguido.

De hecho, la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida es bastante recomendada por los expertos, después de ese tiempo se puede complementar con otros alimentos. Así pues, tomando en cuenta que los bebés constantemente piden ser alimentados y hay evidentes beneficios de la lactancia materna, ¿por qué no hacerlo a libre demanda?

¿En qué consiste?

Según el portal Vaicol Medica dar pecho a libre demanda quiere decir alimentar a un bebé con leche materna cuando lo requiera y por el tiempo que necesite. Se basa en el pensamiento de que el bebé es el único que sabe cuándo ha quedado satisfecho, por lo que debe ser él quien avise cuándo quiere y que se suelte del pecho cuando así lo sienta.

Hay que recalcar que el principal factor para que la madre pueda producir leche es la succión del bebé, así que entre más se amamante más fácil será el proceso conforme pase el tiempo. Esto no significa que hay que alimentar al bebé cada vez que llore, puesto que esto no es un sinónimo de que tenga hambre, existen otras señales como que saque la lengua o se meta el dedo a la boca. Hay que aclarar que este método también tiene horario nocturno y por eso se recomienda que mamá y bebé duerman juntos.

La lactancia a libre demanda elimina lo cansado que puede llegar a ser establecer horarios de alimentación con el bebé; y es que no hay normas, cada bebé es diferente y su madre, en el proceso de ir conociendo a su hijo, se adapta a él.

Las tomas

Hay que tomar en cuenta que la duración de las tomas las establecerá el bebé; por ejemplo, los recién nacidos maman despacio y por eso sus temas duran más que las de los bebés más grandes. Así pues, conforme crezca sus tomas durarán menos porque será capaz de obtener la leche que necesita más rápido.

Es a partir de los 3 meses cuando la madre comenzará a saber los tiempos en los que el bebé necesita ser alimentado, mismos que como se menciona antes serán establecidos por el niño. Hay otros factores que afectan la toma de leche, como por ejemplo el reflejo de eyección, el flujo de la leche, la posición o si el bebé se pone a jugar con el pecho en lugar de comer.

Casi siempre las tomas de los recién nacidos durante entre 20 y 45 minutos. Conforme vayan creciendo los tiempos disminuirán hasta los 10 minutos. Además, para una buena producción de leche se recomienda alternar los pechos, esto también ayuda a evitar que se congestionen; el tiempo que los bebés maman de cada uno depende ellos y sus madres, aunque varían entre los 15 y 20 minutos.

Algunas señales de que el bebé tiene hambre son:

  • Mover la cabeza de un lado al otro

  • Abrir la boca

  • Sacar la lengua

  • Llevarse las manos y los puños a la boca

  • Fruncir los labios como si fuera a succionar

  • Restregar la boca contra los pechos de su madre

  • Mostrar el reflejo de búsqueda del pecho (girar la boca hacia algo que le está acariciando o tocando la mejilla)

Durante sus primeros meses de vida los bebés pueden tomar entre ocho y quince tomas al día. Eventualmente la producción de leche se va a regular. Además, es normal que los bebés realicen “tomas agrupadas” que es cuando comen varias veces seguidas y luego pasan horas sin hacerlo.

Algunas señales de que el bebé esta siendo alimentado correctamente es que haga bastante popo, que su orina sea de color transparente o pálido, que aumente de pecho y que los senos de la madre se sientan blandos después de amamantar.

Beneficios de la lactancia materna exclusiva

  • Producción de leche: como el cuerpo de la madre se ajustará a la cantidad de veces que el bebé pida leche, la producción de leche también se acomodará de acuerdo con las necesidades del recién nacido.

  • Congestión mamaria: uno de los más grandes problemas de la lactancia es el dolor de los pechos cuando tienen demasiada leche. Al alimentarlo a libre demanda el bebé ayudará a evitar estos dolores. También hay que tomar en cuenta que la lactancia materna no debería doler y si lo hace quizás se debe a algún problema de agarre.

  • Sistema digestivo: con la lactancia materna a libre demanda el sistema digestivo del bebé comenzará a adaptarse más rápido.

  • Peso saludable: según Vaico Medical, los bebés que son alimentados a libre demanda ganan un peso saludable.

  • Autorregulación: como se menciona antes, por medio de este tipo de lactancia la madre y el bebé se olvidan de los horarios.

Algunos consejos

  • Comenzar con la lactancia inmediatamente después del parto.

  • Dar pecho cada vez que el bebé lo pida; y es que, aunque al principio las tomas serán muy desorganizadas y el recién nacido llorará mucho, con el tiempo madre e hijo se adaptaran.

  • Es importante tomar en cuenta que el bebé debe soltar el pecho cuando se llene, no se recomienda quitárselo.

  • Tampoco se deben dejar pasar más de 3 horas sin que el bebé se alimente. Aun y cuando no lo pida, la mamá debe ofrecerle.

  • Amamantar durante la noche.

  • Hay que tomar en cuenta que el bebé puede requerir hasta 15 tomas diarias.

  • Encontrar una posición cómoda para amamantar.

La lactancia crea un vinculo afectivo madre-bebé y debe ser un proceso bonito y cómodo para ambos; si la lactancia materna exclusiva esta dentro de tus posibilidades, hablando de tiempo y trabajo, es una excelente opción para pasar tiempo con el pequeño, conocerlo e ir experimentando los cambios del propio cuerpo.

Comentarios