Vulgar Display of Power
Nuestro mundo

Vulgar Display of Power

Nuestro Mundo

Vulgar Display of Power es un álbum macizo. Si fuera bebida sería una cerveza amarga. Un compa escritor decía que escuchar a Pantera y beber una Victoria era una poderosa combinación. Y como este disco es turbio y ligeramente oscuro estoy de acuerdo con él. Hace treinta años que se publicó este álbum de Pantera. La primera vez que vi a esta banda fue en el legendario concierto Monsters of Rock de 1991 en Moscú. Obviamente no estuve ahí, pero la peli For Those About to Rock: Monsters in Moscow estaba a la renta en Videocentro. La vi con mis amigos. Estábamos llenos de furia y en realidad queríamos verla por Metallica, quienes compartían escenario además con ACDC y The Black Crowes. Pero las cosas se salieron de control cuando apareció Phil Anselmo enmascarado como demonio mientras miles de almas ardían en el infierno de metal como carnitas en un cazo. La música de Pantera fue una flama que consumió nuestros oídos. La euforia cuando las guitarras reventaron, el frenesí de la batería, el headbanging de Dimebag Darrell, la locura de ver a esos jóvenes rusos confrontándose a los militares.

Guitarrista de tonos electrizantes, sonidos expresivos y frenéticos, Darrell Lance Abbott, alias Dimebag, fue también el alma de Pantera. Era la espuma que mantenía el aroma en ese concentrado de agua, malta, lúpulo y levadura. Sólo que Pantera estaba constituida por cuatro integrantes: Phil, Vinnie, Rex y el mismo Dime. Los cuatro vaqueros del infierno lograron canalizar su ira con una música dura y corrosiva. Vulgar Display of Power fue un poderoso puñetazo al rostro de una sociedad vil y corrupta.

En 1999 Pantera se presentó en el Foro Sol junto con Monster Magnet y Metallica. El concierto fue una foquin locura. Yo iba acompañado por Victoria. No la cerveza, sino una morra que me hizo sufrir el resto de mis días. Me invitó al concierto para ver a Metallica en el tour The Garage Remains The Same. Debo decir que la gringa se rifó. Sería mi güera superior por haber comprado dos veces el boleto. Resulta que quiso sorprenderme. Enmicó el boleto. ¡Cómo fregados se le ocurrió! Todo se había ido al carajo. Por fortuna, su padre le compraría otro boleto. Aprendida la lección, no lo sometería a la asfixia del plastificado.

Nos lanzamos al concierto. La banda telonera fue Monster Magnet. Mientras compraba cerveza me topé a Yogui. Uno de mis mejores amigos y compa de banda. Guitarrista en aquél trío llamado Eutanasia. Nos saludamos con gusto. Esa fue la última vez que lo vi. Después vino Pantera. Y comenzó la locura. Volaron las sillas como gusanos que se retuercen. Estaban dispuestas y unidas mediante cinchos de seguridad. Craso error. Los acordes de Domination comenzaron con toda su carga. El doble bombo de Vinnie marcaría el desorden en la plancha del Foro. Gente caía de las gradas para correr hacia las primeras filas. Volaron los tambos de basura. Y las vallas de seguridad sirvieron sólo para causar daño. Recuerdo que la presentación duró una media hora. El Foro Sol ardía. Y las almas hirvieron. No me desboqué porque Victoria supo domarme. Tuve que protegerla de los metaleros perturbados. La locura llegaría a su fin cuando sonó Cowboys From Hell. Hubo un momento que nos resguardamos en una esquina. Junto a unas escaleras. De repente cayó un imbécil con las piernas abiertas sobre un tubo. Quienes estuvimos frente a él presenciamos una auténtica rompehuevos. Luego Phil Anselmo dijo “we love you” y la gente corearía Pantera… Pantera. Era día del niño y todo parecía desmoronarse.

Durante un momento se escuchó a uno de los organizadores pedir calma o suspenderían el concierto. Farsantes. Entre las presentaciones de Pantera y Metallica pasó un tiempo considerable. Casi tanto como para abuchear a Metallica cuando apareció. Los frenéticos volvieron a corear el nombre de Pantera. Nosotros estábamos eufóricos por estar ahí. Pedimos más cervezas. No eran Vicky sino asquerosas y calientes Sol.

Hace unos días volví a escuchar el disco Vulgar Display of Power. Sobre todo para acompañar mis sesiones de calistenia. Recuerdo lo que sentí cuando vi a Phil Anselmo, Dimebag Darrell, Vinnie Paul y Rex cabalgando con furia el escenario del Foro Sol. Conservé el boleto que Victoria enmicó. Fue como mi estampita de San Judas por un tiempo. El 30 de abril se cumplen veintitrés años de esa mítica presentación. Pantera se desintegró. A Dimebag lo asesinaron y Vinnie Paul murió de un infarto. Victoria y yo terminaríamos un año después. Recién me reencontré con Yogui por redes. ¡Salud!

Comentarios