Jorge Álvarez Fuentes
Entrevista

Jorge Álvarez Fuentes

"Estamos en una situación límite, no nos podemos acostumbrar a la guerra, ¿Dónde están los valores de la paz? ¿Dónde perdimos el valor de la vida humana? ¿Dónde está o están los liderazgos que nos lleven a buen puerto?"

La guerra ruso-ucraniana ha sido agenda internacional desde el 24 de febrero cuando Moscú anunció una “operación militar especial” para la liberación del Donbás del control de Kiev.

Mucho se ha informado sobre los costos que ha tenido la mayor invasión por tierra y mar a una nación soberana en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, los muertos que se calculan en cientos de miles, tanto militares como civiles, los refugiados que superan los 5.1 millones de acuerdo a Naciones Unidas, al igual que los desplazados, cifra que rebasa los siete millones.

El conflicto, ha sido objeto de análisis por los líderes globales, los cuales estudian las sanciones a las que tendrá que someterse el Kremlin, así como los impactos que esta guerra tendrá en el largo plazo, pues las estimaciones de un fin de la misma no están en próximo puerto.

Las dependencias alimentarias y energéticas se han vuelto armas de guerra para países que, como son el caso de Rusia, conocen su posición en el mercado global internacional, y, pese a no ser superpotencias económicas, han creado crisis que buscan doblegar a los llamados “países no amistosos” por el nulo apoyo a la guerra en su favor.

El embajador en retiro de México, Jorge Álvarez Fuentes, pone en perspectiva la crisis global actual y detalla que debemos preocuparnos por el futuro, pues “lo que se juega hoy en Ucrania es importante, no sólo porque es la crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial… esto tendrá repercusiones, no hemos salido de la pandemia, estamos en medio de una crisis”.

Hay varios factores que se están jugando en este tablero de ajedrez; ¿Qué es lo que occidente tiene que prestar más atención? Recordemos que Rusia tiene rivales y enemistades muy marcadas, comenzando por la OTAN, la Alianza Militar más importante y Estados Unidos.

El tablero geopolítico muestra hoy un cambio profundo, todos los actores están teniendo que reconformar su lugar, su posición, su peso específico. Efectivamente Rusia ve en la expansión de la OTAN una amenaza existencial.

No siempre fue así. Todavía en 2006, se estaba llegando a acuerdos que buscaban definir cómo sería la arquitectura de la seguridad en Europa; lo que ha venido pasando es que ha llegado un cambio fundamental en la doctrina de seguridad de Rusia.

Antes de la llegada de (Donald) Trump a la presidencia estadounidense, precisamente en la segunda administración de Barack Obama, Rusia identifica a Estados Unidos como una amenaza para su seguridad, ¿Por qué? Porque Rusia tiene una visión contraria a un predominio de los Estados Unidos en términos de ser la única superpotencia.

Rusia es un país enorme, es un país inmenso, fuerte y poderoso, tiene un Ejército que creíamos que era capaz de tomar Kiev y de apoderarse en cuestión de días del país… Han pasado más de dos meses y ese no es el escenario.

Habría que reconocerles la capacidad de lucha y resistencia a los ucranianos, pero son varios los factores: Están los miembros de la OTAN que se fueron adhiriendo a esa alianza atlántica, para Rusia la disolución de la Unión Soviética fue una catástrofe.

Hoy vemos a países que fueron miembros del pacto de Varsovia, organización creada para contrarrestar el impacto de la OTAN, formando parte de ella, pero también vemos a Finlandia, vemos a Suecia buscando ingresar a la Alianza, incluso algunos que no son miembros de la Unión Europea, pero también tenemos a Rusia del otro lado con el Consenso de Shanghái y que algunas ex repúblicas soviéticas estén de su lado.

Ahí está Kazajstán, donde Rusia mandó tropas a inicios de año para apuntalar al régimen, está Bielorrusia, quien está implicada en conflicto en Ucrania.

Yo creo que Rusia no va a quedar satisfecha si las llamadas Operaciones Militares Especiales se limitan solo al Donbás, al este de Ucrania. Para Rusia es fundamental el mar negro.

Tienen otros puertos, pero todos son puertos en mares helados, el único que tiene aguas templadas que le permitiría acceso al resto de los oceános es el Mar Negro… Ojalá no lleguen a Moldavia… es un escenario complejo el cual ya tiene repercusiones en el eje energético, alimentos, cadenas de valor y de distribución.

Esta no es una guerra lejana de la que México pueda desentenderse, no es así, vivimos hoy un mundo interrelacionado. ¿Estaremos viviendo hoy un cierre de una parte de la globalización? ¿Estaremos entrando en una desglobalización? ¿Dónde está México?

Somos un país de América del Norte, somos un país Latinoamericano, somos un país en desarrollo.

Putin ha dicho en reiteradas ocasiones que tiene el apoyo del mundo en desarrollo ¿Aquí cómo afecta la no postura, la no condena simbólica de países cuyas economías están en desarrollo -México, Argentina, Brasil-?

Hay que valorarlo en un contexto tanto latinoamericano como internacional. Países como la India, más adelante hablaré de China, han sido especialmente cautelosos, porque ahí a donde voltees estará Rusia.

En general, los países grandes, las potencias medias que tienen un peso específico han sido especialmente cautelosos, porque Rusia tiene también una incidencia en los elementos que son particularmente esenciales; simplemente es el principal productor de gas, tercer productor de petróleo, es uno de los principales productores de granos.

Si lo vemos de la siguiente forma, entre Rusia y Ucrania, estamos hablando cerca de un por ciento de la producción de alimentos a nivel global.

Pienso en un posicionamiento como los de Brasil y Argentina, quienes van a ser completamente cautelosos, porque los mercados de la producción de alimentos están ya sujetos a elementos muy cambiantes.

El no tomar postura también tendrá consecuencias, no va a ser un asunto fácil, sobre todo porque también hay un componente, la capacidad nuclear que tiene Rusia.

Hace poco más de un mes Rusia llevó a cabo una prueba exitosa de un misil intercontinental… El país que tiene más ojivas nucleares se llama Federación de Rusia.

No creo que sea el inicio de una Tercera Guerra Mundial, sería hablar de un conflicto nuclear, pero eso ha hecho que los posicionamientos están ahora en función de recalcular en el que hacer en términos de defensa, como enfrentar las sanciones económicas, porque no son exclusivas de Rusia, esto pese a que Putin ha hecho un cálculo sobre cómo enfrentarlas.

Estamos viendo hoy crímenes de guerra, uso de armas prohibidas, ataques a instalaciones civiles ¿Dónde quedó el derecho internacional? … Eso ha provocado que muchos países, México incluido -que está sentado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas-, hayan vivido una especie de esquizofrenia.

Son tiempos muy volátiles, por lo que muchos países están haciendo cálculos y a las tres horas otro cálculo sobre esos mismos escenarios.

Rusia ha dicho que no se puede conseguir la seguridad europea sin Rusia ¿Cómo tener seguridad con el enemigo?

Habrá que ver cómo queda la nueva arquitectura tras un sistema que ha sido vulnerado desde hace mucho tiempo, no solo por Rusia, porque hemos visto como países han actuado en vista de la seguridad colectiva.

¿Ya se nos olvidó Libia y la interferencia de la OTAN liderada por Estados Unidos?, ¿Conflictos como los de Yemen? ¿La catástrofe de Siria y Afganistán?

Para Rusia, en el momento que vio que el presidente (de Estados Unidos, Joe) Biden tomó la determinación de retirar las tropas, país que es fundamental también para la concepción de la seguridad europea, porque tiene una interfaz con la de Asia Central, hubo un momento de inflexión.

¿Qué pasa con países como Polonia?, ese pequeño país ha tenido un impacto fundamental en la guerra, no habíamos visto un éxodo con los números de ahora desde la Segunda Guerra Mundial, más de cinco millones han salido de Ucrania, hay otros siete millones de desplazados… es una crisis humanitaria.

La seguridad es un tema colectivo y no será exclusivo de Alemania, ojo aquí, porque no sólo se trata de un gran cambio como el que ahora esté dispuesta a exportar armas, a desarrollar sus capacidades defensivas… Los más prorrusos eran los alemanes y en menos de dos meses han tenido que hacer un cambio de 180 grados.

También acaba de ser reelecto el presidente -Emmanuel- Macron, de Francia, esto también tendrá efectos en el flanco franco-alemán.

Esto es una especie de terremotos, y América Latina tampoco es la excepción. A México también le pega en algunos aspectos.

Si no vamos a condenar, eso impactará en las exportaciones de fertilizantes rusos por ejemplo, los cuales ya no se comprarán tan fácil.

Pero pienso en los jóvenes, otra guerra en Europa, la economía de la guerra, pero se nos olvida que ya hubo una guerra en los Balcanes… Los precios de este asunto no son sólo europeos, son globales. La interdependencia nos está haciendo ver que lo que pasa en Ucrania determinará lo que ocurra en otras partes, y además que le sumamos que estamos en medio de una emergencia climática.

Estamos en una situación límite, no nos podemos acostumbrar a la guerra, ¿Dónde están los valores de la paz? ¿Dónde perdimos el valor de la vida humana? ¿Dónde está o están los liderazgos que nos lleven a buen puerto?

¿Que es lo que se espera para la diplomacia global? Rusia, para reconstruir los lazos diplomáticos con occidente lo va a tener complicado, pero no solamente juega occidente con Rusia. ¿Qué pasa con los países como México, que al no condenar provoca fisuras en sus relaciones con otros países? ¿Qué pasa con los países prorrusos?

Yo creo que esta es una prueba de fuego para la diplomacia global, vemos al secretario general de las Naciones Unidas -António Guterres- esperando ser escuchado en Moscú, con expectativas bajísimas.

Las Naciones Unidas acabamos de expulsar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos, México se abstuvo, se dio el argumento y fue razonable… Pero tienen que encontrarse soluciones pensadas en los intereses de todas las partes.

Aquí voy con China… China es hoy la segunda economía del mundo, es una potencia, si queremos pensar que no es potencia militar, que me disculpen, es una potencia naval.

Incluso su flota hace levantar hoy más de una preocupación sobre si podría llevar a cabo algo similar con Taiwán. China es un aliado de Rusia, es un país interesado en un multipolar, y hace bastante tiempo hemos visto como Estados Unidos va retrotrayéndose, reduciéndose.

Sigue siendo el país que tiene creces en todo el mundo, pero no quiere, no puede y no le interesa ser el policía del mundo.

La diplomacia va a tener que reinventarse, los escenarios apuntan a regiones, a fortalecer. En el caso de México no tendría solamente que quedar bien con los americanos, pero si somos parte de América del Norte, es donde están nuestros intereses.

Hoy tenemos que pensar que México tiene un peso específico, somos país que está dentro de las 20 economías más grandes del mundo, juguemos nuestras cartas y entendamos que nuestro interés nacional se está transformando a una velocidad sorprendente junto al orden internacional.

Tenemos que repensar nuestros vínculos, tenemos problemas monumentales con migración, serios problemas en seguridad y para eso está la juventud, misma que se debe de interesar en estos temas.

Comentarios