Don Quijote según tres rusos
Nuestro mundo

Don Quijote según tres rusos

Nuestro Mundo

Ruslán Kiréev, escritor soviético, cita a Dostoyevski, quien habría apuntado en su Diario de un escritor acerca del Quijote: “Si se acabara el mundo y preguntaran allá, en alguna parte, a los hombres: ‘¿Habéis entendido vuestra vida en la tierra y qué habéis deducido de ella?’, el hombre podría entregar en silencio el Quijote.” La cita proporcionada por Kiréev aparece en su ensayo “Reflexiones sobre el Quijote”, publicado en la revista Literatura Soviética de febrero de 1987.

La misma cita la había aportado Leonid Pinski en su artículo “Cervantes en Rusia”, publicado en el número 4 de Literatura Soviética de 1966. Presenta variantes esa traducción de las palabras de Dostoyevski, aunque el sentido es el mismo: “Si se acabara el mundo y preguntaran allá al hombre: ‘¿Qué has comprendido en tu vida en la tierra?...’ el hombre podría tender en silencio el Quijote: ‘Aquí tenéis mi conclusión de la vida’ […].”

¿Cómo se pueden interpretar esas metafísicas palabras? Creo que para los tres escritores rusos el libro de Cervantes El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, es suficiente para avalar el sentido de la humanidad, el por qué de la presencia de la humanidad en la tierra.

No sé si se capta el enorme significado de la cita. Redundaré: para el grandísimo escritor Dostoyevski, la presencia de la vida humana en la tierra se justifica con el Quijote. Basta que haya aparecido esa magna obra de Miguel de Cervantes, el Quijote, para explicar el porqué de los seres humanos. El Quijote es la materialización del sentido de la vida humana.

Acuciado por la grandiosa valoración que hace Dostoyevski busqué las palabras textuales y el contexto en mi tomo III de sus obras completas. Me rencontré con más de sus palabras de admiración del Quijote y de Cervantes. No debe sorprender porque Dostoyevski es, según Pinski, “quizás el más apasionado admirador de la novela de Cervantes entre todos los escritores rusos”.

Dostoyevski dice en el Diario…: “Ese libro [el Quijote], el más triste de todos, no olvidará el hombre llevarlo consigo el día del Juicio final. Y denunciará el más hondo, terrible misterio del hombre y de la humanidad en él contenido: que la belleza suprema del hombre, su pureza mayor, su castidad, su lealtad, su valor todo y, finalmente, su talento más grande… consúmense hartas veces, por desgracia, sin haber reportado a la Humanidad provecho alguno […]”.

Me asombra y me emociona leer que Dostoyevski dice, según Kiréev y Pinski, lo mismo que Rafael Cansinos Assens en su traducción para la editorial Aguilar (1968), que el día del juicio final la humanidad no olvidará llevar el Quijote para mostrar que ese libro justifica la existencia de la propia humanidad. ¡Así es de grandioso el Quijote!

También es mayúscula la valoración que otorga Kiréev a Cervantes y al Quijote. Se puede resumir en su siguiente afirmación: “Cervantes cantó el más grande de los himnos del hombre”. Por su extensión, su texto le da oportunidad de exponer largamente por qué le tiene tan elevada consideración a la más famosa obra del genio de las letras españolas.

Para terminar, Pinski disputa con Inglaterra y Alemania el derecho de Rusia “a considerarse ‘segunda patria’ del autor del Quijote”. Finalmente dice “[…] el Quijote aparece ante nosotros cada vez con un nuevo aspecto, actual para los hombres de cada época, y que, en principio, esta figura es, en lo que a su comprensión artística se refiere, ‘inagotable’, ‘interminable’, eternamente ‘nueva’.”

En conclusión, Dostoyevski, el genial ruso del siglo XIX y los dos escritores rusoviéticos coinciden en proponer que el Quijote es, aparte de un libro divertido, una obra preocupada por conseguir que el ser humano dedique su talento en bien de la humanidad. Ese es el mensaje, no ignorar las necesidades del prójimo.

Comentarios