Países felices
Opinión

Países felices

Jaque Mate

Nos hemos acostumbrado a pensar en nosotros mismos como un pueblo feliz. Por eso el presidente López Obrador, que sabe que hemos tenido un retroceso económico en los últimos años, ha dicho que va a desarrollar un nuevo índice de bienestar o de felicidad.

En su conferencia de prensa del 21 de mayo de 2021, efectivamente, anunció: “Estoy ahora trabajando sobre un índice para medir bienestar, un índice alternativo al llamado producto interno bruto. Lo voy a presentar, un nuevo parámetro que va a medir, sí, crecimiento, pero también bienestar, también grados de desigualdad social. Se va a aceptar si hay crecimiento y hay menos desigualdad… Otro ingrediente en este nuevo parámetro, en este nuevo paradigma, es la felicidad del pueblo. No les va a gustar a los tecnócratas, pero ya ven que, si no les gusta a ellos, a lo mejor es bueno para nosotros”.

Más de un año ha pasado, pero hasta la fecha no se ha sabido más de ese nuevo índice de medición del bienestar o la felicidad. Quizá los funcionarios están demasiado ocupados en disfrutar de las mieles del poder y no han tenido todavía tiempo de elaborarlo.

López Obrador no es el primer político en tratar de medir el bienestar o la felicidad. En 1972 Bután, uno de los países más pobres del mundo, estableció la felicidad nacional bruta (FNB) como un índice alternativo al producto interno bruto (PIB). La idea era demostrar que Bután, a pesar de su pobreza, era uno de los países más felices. La misma constitución de Bután se modificó en 2008 para registrar a la felicidad como el objetivo fundamental del gobierno del país.

Otras instituciones han desarrollado índices de bienestar o felicidad. Al contrario de lo que hizo el gobierno de Bután, que incluyó criterios de religiosidad tomados de la filosofía budista, que le daban al país una ventaja sobre otras naciones, muchos otros son laicos en naturaleza. Quizá por eso Bután queda muy relegado. México sale mejor librado, pero ha perdido terreno con rapidez.

El primer Informe Mundial de la Felicidad fue publicado en 2012 para una reunión de alto nivel de las Naciones Unidas. Desde entonces se han venido publicando otros, aunque no todos los años. La idea de que Bután aparecería como uno de los países más felices del mundo, sin embargo, pronto cayó por tierra. En 2016 quedó en el lugar 84 de 157 países. En el de 2019, último en el que aparece, había caído al 95 de 156.

Tampoco a México le ha ido bien. En el índice que se dio a conocer en este 2022, por ejemplo, se encontraba en el lugar 46, pero apenas en 2019 había estado en el 23 y en 2016 en el 21. En el informe de 2022 se señala que México, junto con el Líbano, Venezuela, Afganistán, Lesotho, Zimbabwe, Jordania, Zambia, la India y Botswana, son los países que más han caído en este indicador. ¿Cuáles son los países más felices del mundo? Quizá no deba sorprendernos, pero son también los que tienen mayor PIB per cápita y mejores índices de desarrollo humano: Finlandia, Dinamarca, Islandia, Suiza y los Países Bajos (Holanda).

Pienso que el PIB, con todos sus problemas, sigue siendo un instrumento indispensable para medir la prosperidad de los pueblos. Y la prosperidad, junto con la seguridad y los buenos servicios públicos, son elementos fundamentales para garantizar la felicidad. Inventar nuevos índices de bienestar o felicidad puede llevar a que nos equivoquemos en el camino para realmente construir un mejor país.

Comentarios