Sociedad e internet: Interconexiones de la vida diaria
Ciencia

Sociedad e internet: Interconexiones de la vida diaria

Las sociedades modernas han desarrollado una innegable dependencia al servicio de internet. Hoy en día, prácticamente todos los aspectos de la vida se han adaptado de un modo u otro a la red de redes y todo parece indicar que esta tendencia prevalecerá.

El internet se ha convertido en un servicio esencial para la vida moderna, casi tanto como el de agua, luz o teléfono. En México, el uso de la red ha aumentado en gran medida, así lo reflejan los datos del Banco Mundial que señalan que en 2011 el 31.1 por ciento de los mexicanos tenían acceso a internet, cifra que creció a 45.5 por ciento en 2013, según la última medición de esta institución.


A pesar del incremento de usuarios, se puede decir que la cobertura de internet en nuestro país aún está en vías de desarrollo. En su empeño por acortar la brecha digital y poner a México a las puertas de la vanguardia, el gobierno federal se ha propuesto que el 55 por ciento de los hogares urbanos cuente con banda ancha de al menos cinco megabytes y un 100 por ciento de las zonas publicas estén conectadas a redes de tráfico de alta calidad.


Por lo pronto, en términos de cobertura, es Telmex la compañía que lleva la delantera, su servicio de Infinitum Móvil está presente en 23 estados con más de cuatro mil sitios públicos.


DIFERENTE GOBIERNO, DIFERENTE CONEXIÓN


Mientras México se traza las estrategias para llevar el servicio a más personas, hay países que ya cuentan con una cobertura envidiable. Francia, por ejemplo, tiene áreas wifi para conectarse gratuitamente en sus principales ciudades, mientras que Estonia proporciona internet a un poco más de un millón de habitantes desde 2004 y su conexión es tan buena que es posible conectarse aun en campo abierto.


Finlandia, por su parte, fue el primer país que elevó a nivel de derecho fundamental el acceso a internet de banda ancha, de modo que desde 2010 los proveedores del servicio están obligados a garantizarle a sus usuarios un megabyte de conexión, capacidad que ha ido en aumento año con año, pues la meta del gobierno finlandés es que para este 2015 todos sus ciudadanos tengan una conexión de 100 megabytes.


Pero no solo los países europeos cuentan con un digno acceso a internet, en Latinoamérica sobresale el caso de Panamá, que en 2010 apostó por una red de acceso universal a internet y desde entonces tiene un servicio gratuito de 256 kilobytes por segundo (Kbps), una cobertura relativamente baja pero instituida así por el gobierno panameño para no afectar a las empresas privadas que ofrecen el servicio.


Estos gobiernos le han apostado a internet porque una sociedad conectada siempre será más eficiente además de ser una fuente inagotable de información y conocimiento, sin olvidar que es un medio de comunicación de vanguardia.


LA RED QUE ESTÁ POR VENIR


Además de las reformas políticas en los sectores educativo, energético, financiero, fiscal, laboral y procesal, entre muchos otros, el gobierno federal lanzó también una dirigida a las telecomunicaciones.


Las leyes secundarias de telecomunicaciones debieron estar listas desde diciembre de 2013, sin embargo, pasó más de un año para que el mandato constitucional se cumpliera. El 13 de agosto de 2014 entraron en vigor las leyes secundarias de esta reforma constitucional creada con el objetivo de garantizar que los servicios se presten en condiciones adecuadas en competencia, calidad, precio y cobertura.


Hay ciertos aspectos de las leyes de telecomunicaciones que están específicamente dirigidos a internet, pero que obedecen más a medidas de seguridad y control. Por ejemplo en lo referente al registro de las comunicaciones, apartado según el cual las compañías proveedoras deberán tener un registro de los datos de los usuarios como nombre, domicilio, tipo de comunicación y sus características por dos años. Esto quiere decir que, por ejemplo, el ejército puede pedir información sobre nuestras comunicaciones y actividades, una medida que puede concebirse como contraria a los derechos humanos ya que se considera vigilancia masiva, como lo señalan algunas organizaciones defensoras de la libertad de expresión como Articulo 19.


Una de las propuestas que generó mayor polémica es en la que un concesionario autorizado seguirá ordenes de bloquear contenidos de internet. Sin embargo esta fue retirada por ocasionar protesta de legisladores, expertos y activistas.


Otro apartado controversial de la reforma es el referente al bloqueo de señal, que faculta al gobierno para bloquear la señal de internet en lugares o momentos descritos como críticos para la seguridad publica. Después de negociaciones se determinó que esta condición se limitaría a los centros penitenciarios y sus entornos pero no se aclaró quiénes serían las autoridades encargadas de determinar el bloqueo para salvaguardar a la población.


Cabe mencionar que estas reformas se estarían desviando de la esencia de la World Wide Web, cuya principal característica al momento de surgir, en 1989, era la neutralidad.


EL INTERNET Y LAS NACIONES


Ahora bien, los costos de internet difieren de acuerdo a la latitud en que los usuarios se encuentren. La banda ancha en Estados Unidos es la más cara en todo el mundo, su costo es el triple del que tienen en Reino Unido y Francia. Sin mencionar que la mitad de los hogares europeos cuentan con internet de 30 megabytes por segundo (Mbps) y que los finlandeses tienen conexión gratis, según un estudio realizado en 2013 por American Foundation.


España y México están entre los países con el internet más caro y ocupan el penúltimo y el antepenúltimo lugar en velocidad de conexión. En 2013 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirmaba que México es el país con el costo de internet más caro de toda América Latina, ya que los usuarios pagan alrededor de 22 dólares por un Mbps y en la actualidad esto no ha variado significativamente, mientras que Colombia, Brasil, Argentina y Chile tienen un servicio de dos o hasta cuatro Mbps por un costo promedio de 21 dólares.


LA VIDA ONLINE


A pesar de su baja velocidad, el acceso a internet en México está dejando atrás a los medios de comunicación y entretenimiento tradicionales, como la televisión, prensa, radio y teléfono fijo, los cuales han tenido que adaptarse a las nuevas plataformas que ofrece la red de redes.


En su 11º estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México 2015 (www.amipci.org.mx/es/estudios), la AMIPCI delinea el perfil de los internautas mexicanos. En primer lugar estima que existen ya 53.9 millones de usuarios en todo el territorio nacional, siendo la mayoría de ellos adolescentes de entre 13 y 18 años de edad (26 por ciento) y jóvenes de entre 19 y 24 años (20 por ciento). Con un 46 por ciento del total, las personas de nivel socioeconómico medio y medio bajo (C/D+) son quienes más se conectan, seguidos por un 31 por ciento de usuarios pertencientes al estrato medio alto (C).


El hogar, el trabajo y la escuela son los principales lugares desde donde los internautas mexicanos se conectan, ya sea a través de wifi pública (58 por ciento) o privada (80 por ciento), mostrando una tendencia en ascenso hacia la contratación de planes de datos, que incrementó en un 13 por ciento con respecto al año pasado.


Los dispositivos predilectos para conectarse a internet son las computadoras portátiles, empleadas por el 68 por ciento de los usuarios; los teléfonos inteligentes, utilizados por el 58 por ciento y las computadora de escritorio (54 por ciento). Solamente el 31 por ciento de los usuarios se conecta a través de tabletas electrónicas.


El 85 por ciento de los usuarios consultados para el estudio de la AMIPCIO reconocen como su principal actividad online el acceso a redes sociales, seguida de la búsqueda de información, el envío y recepción de correos electrónicos, 78 y 73 por ciento, respectivamente. Con un 64 por ciento de menciones, la mensajería instantánea cobra fuerza, mientras que las compras en líneas y las operaciones de banca en línea apenas sobrepasan el 20 por ciento.


DE PAÍSES A USOS


Cada país es diferente y la manera en usan internet también. Los latinoamericanos son fanáticos de las redes sociales por lo cual pasan una gran cantidad de horas en estos sitios y los argentinos encabezan esta lista ya que 10.7 horas por mes mientras los colombianos un 7.6 horas y nuestro país se encuentra casi a la par con un 7.1.Una de las actividades que los países latinoamericanos casi no realizan por medio de la Web es comprar, solo lo hace en un 31.7 por ciento. En cambio los europeos compran en un 70 por ciento al igual que los americanos, según eMarketer.


Correo-e: [email protected]

Comentarios