Un titán llamdo Adonis: Poeta del mundo
Literatura

Un titán llamdo Adonis: Poeta del mundo

Nacido en Siria, pero libanés por adopción, el poeta Adonis es uno de los más grandes representantes de la poesía árabe. Sus letras, abundantes en reflexiones humanas, han sido traducidas a una gran cantidad de idiomas, entre ellos el español, que llegan al público de habla hispana a través de títulos como Rey de los vientos, Sombra para el deseo del sol y Zócalo.

Para muchos el poeta Adonis es una figura, traducido a casi todos los idiomas y un fuerte candidato a recibir el Premio Nobel de Literatura; para otros es un poeta que teje fino sus poemas, que, desde su tradición, hablan de la muerte y el silencio, de la transmigración, la guerra, los sueños, el paisaje de la noche, la magia de habitar el planeta Tierra y de las mitologías. Del ser humano en sus facetas de creador y destructor, del Medio Oriente, de la libertad y de territorios posibles como Babel, a donde han llegado los que buscan un espacio para ser en el mundo.

Adonis nació llamándose Alí Ahmad Saïd Esber, en Qassabin, Siria, al norte de Afagnistán, en 1930, aunque su patria, si leemos libros que se han editado en español, como Rey de los vientos (Universidad Autónoma de Nuevo León, colección el Oro de los Tigres, 2009) y Sombra para el deseo del sol (Vaso Roto, Barcelona, 2012) es el mundo. El primero traducido por Jorge Esquinca y el segundo por Clara Janés. Por cierto, la poeta española Clara Janés ha traducido además el volumen Zócalo, del propio Adonis, editado también por Vaso Roto.

En este libro de poemas en prosa, publicado en 2014, Adonis resume su experiencia poética en México durante la primavera de 2012.

Ernesto Lumbreras, autor del prólogo, escribe a propósito de este libro: Lejos de pasar revista a los estereotipos de lo mexicano o de capturar postales líricas, el ojo y el pensamiento que rigen el discurso lírico son los de la memoria del poeta y de la tribu. Adonis necesita ‘vagabundear en profundidad’ para ordenar su inventario del mundo. Las calles de la Ciudad de México, las ruinas mayas, el Museo de Antropología o la Casa de León Trotsky se resuelven en el heideggeriano claro de bosque donde todos los tiempos convergen, propiciando un fértil juego de correspondencias o de recapitulaciones donde la historia o la arqueología han cedido su puesto al orbe de la poesía.

EL SINO DE LA POESÍA

A los 20 años, después de haber sido un poeta precoz, decide que su destino es la poesía y elige el nombre con el que sus poemas recorrerán el tiempo presente: Adonis.

Para quien ha elegido como herramienta la palabra no es casual que en su país de origen haya nacido el primer alfabeto, que el poeta haya adquirido la nacionalidad libanesa y que el impulso a su trabajo literario se haya dado principalmente en Francia y Líbano.

En la mitología griega, Adonis (Ἄδωνις: Adônis) nace de un incesto entre Esmirria, su madre y hermana, y Cíniras (el padre). La expresión “es un Adonis”, alude a la belleza masculina y tiene un halo de exquisitez. Tanto que Afrodita se enamora perdidamente de Adonis, quien a su vez muere en las garras de un jabalí.

En la vida real, Adonis es un rebelde que vive, escribe bajo sus propias reglas y que le ha dado a la literatura, sólo en español, además de los títulos ya mencionados, los siguientes libros: Canciones de Mihyar el de Damasco (Madrid, Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1968; Guadarrama, Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 1997). Epitafio para Nueva York (Madrid, Hiperión, 1987). Libro de las huidas y mudanzas por climas del día y de la noche (Guadarrama, Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 1993). Homenajes (Madrid, Huerga y Fierro, 1994). El Libro (I), Guadarrama (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 2006). Este es mi nombre (versión definitiva) (Madrid, Alianza Editorial, 2006). Árbol de Oriente. Antología poética, 1957-2007 (Selección, traducción, prólogo y notas de Federico Arbós, Visor Libros, Madrid, 2010).

Volviendo a sus 'potextos', en el poema “¿En qué apoyarme?”, que forma parte del libro más reciente de Adonis publicado en lengua española, Zócalo, escribe: ¿En la cuadratura del cero, en el triángulo del deseo, en las pirámides del aire o en los campamentos de la historia? ¿En los vientos que se evaporan de los cementerios o en una tórtola hambrienta? ¿Tiene la flor al fin un hueco por cuello? ¿No es la mariposa lo mismo que una llama?

¿Debo preguntar cómo acabará este mundo o cómo ha empezado este infierno?

Cómo hacerme amigo de los lobos, matar esta humanidad agazapada entre mis garras.

Mi vista ajustada a mi visión y ésta a aquélla, acompaño en su país al perfume de una rosa muerta.

Adonis no sólo es un poeta, sus ensayos, incluidos en libros como Introducción a la poesía árabe (Universidad Autónoma de Madrid, 1975), Poesía y poética árabes (Guadarrama, Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 1997) y Sufismo y surrealismo (Guadarrama, Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 2008) lo consolidan como un estudioso de la tradición poética.

Respecto a la magnitud de su obra, en The New York Times se ha dicho que es un pionero del poema en prosa, que ha jugado un papel en el modernismo árabe comparable a la de TS Eliot en la poesía en idioma inglés.

No hay poesía árabe antes de Adonis, y no hay poesía árabe después de Adonis, ha escrito Samuel Hazo, uno de sus traductores.

Los versos de Adonis, aunque emergen de una tradición, trazan un camino nuevo: Nombro la nada y recompenso la vida. / Así habla la poesía a los poderes del tiempo, escribe en uno de sus poemas breves, propios de su primera etapa como poeta. A esta etapa pertenecen también los siguientes textos de corte epigramístico en traducción de Jorge Esquinca:

Cada noche la tristeza coloca una lámpara

en la cabecera de la dicha

y descifra la historia del amor.

*

Salvo en las palabras,

la naturaleza no envejece.

*

El perfume se agota al salir del capullo.

¿Es por eso que huye sin retorno?

*

Cada día, el sol deja cartas

en el alféizar de mi ventana.

Sólo la noche sabe leerlas.

PENSAMIENTO INCENDIARIO

Adonis ha dicho que los árabes necesitan repensar el islam, y que la base de nuestros problemas no es el islam como religión, es la visión monoteísta del mundo. El monoteísmo es antidemocrático. Opiniones que causan controversia a la vez que lo reafirman como un iconoclasta de nuestro tiempo.

Javier Rodríguez Marcos entrevistó a Adonis para Babelia, aquí la parte final: Adonis afirma sin dudar que no tiene miedo de decir lo que dice, pero reconoce que lo tuvo. Por eso se marchó de Siria en 1956, después de pasar un año en la cárcel por criticar al régimen. “Pasaba como con el monoteísmo: un partido único (el Baaz) con una ideología laica, pero racista. Según la Constitución, el presidente de la República siria debe ser musulmán. Un partido verdaderamente laico no hace algo así”. Al salir de la cárcel se marchó a Líbano. Sin papeles, convertido en apátrida. En el país vecino había una rama de su familia -“en el fondo son el mismo país”- y no le fue difícil obtener la nacionalidad libanesa, que todavía conserva. Pasó veinte años sin poder volver a su pueblo. Por eso dice que nació tres veces: en Al Qassabin, en Beirut y en París. En Líbano nacieron sus dos hijas y él se convirtió en uno de los modernizadores de la poesía árabe abriéndola a la vanguardia universal y a formas como el poema en prosa y el verso libre.

Leer a Adonis, un titán de la poesía contemporánea, es entrar a los claroscuros de la humanidad.

Twitter: @magocuellar

Comentarios