El bizcocho: Entre alimentos que preserva la cocina chiapaneca
Gastronomia

El bizcocho: Entre alimentos que preserva la cocina chiapaneca

La cultura de los antepasados está reflejada en la gastronomía chiapaneca, la cual es rica, diversa y cambia según la región o municipio, donde el bizcocho ocupa un lugar destacado y es apreciada por los lugareños, así como por los visitantes nacionales y extranjeros.

Existe la cocina especializada, pero también variados platillos, postres y bebidas que se sirven en los restaurantes de Chiapas y además se preparan en la mayoría de los hogares del estado, como sucede con el solicitado bizcocho, que es parte de la dieta tradicional.

Para el presidente del Conservatorio Chiapas de la Cultura Gastronómica y coordinador del programa Cocinas Sabias Chiapas Mágico de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), Francisco Mayorga Mayorga, la comida de esta entidad es de gran calidad, "parte de la cultura de nuestros antepasados".

El académico mencionó durante una entrevista, que se cree que en los municipios o ciudades más grandes está la mayor especialización, pues Chiapas es rica en historia y parte de esa riqueza se la da su gastronomía.

Mayorga Mayorga, es autor de varios libros sobre el tema, y siempre ha insistido que existe una diversidad de sabores, colores y aromas de alimentos que hacen que la entidad también sea percibida desde el paladar, y se convierten en un gran atractivo para los visitantes.

"Quienes llegan a las principales ciudades de la entidad chiapaneca lo primero que preguntan es sobre la comida tradicional de la región, eso es lo que nos distingue y debe conservarse", explicó.

SENCILLO Y DELICIOSO

Entre la gran variedad gastronómica de el estado del sur del país, se encuentra el bizcocho, un delicioso postre, que para muchos es fácil de preparar, pero para otros es laborioso, aunque sus ingredientes son de fácil obtención; está en las panaderías y en restaurantes, a la vez que se prepara en muchos hogares de forma tradicional y cotidiana.

Para su elaboración, se requiere de paciencia e ingredientes que generalmente se tienen en casa, como azúcar, harina, huevos, mantequilla, leche, limón y bicarbonato.

Una vez que se tiene los insumos, se coloca una porción de azúcar, de harina y mantequilla en un recipiente, preferentemente hondo, seguidamente ha de realizarse un batido de los productos en un traste que de preferencia sea de aluminio.

Posteriormente se agregan los huevos, lo mejor es que sea uno por uno, para que queden bien batidos, deberá resaltar el color amarillo de las yemas, el siguiente paso es añadir el jugo de limón al igual que la raspadura de su cáscara.

En esa parte de la preparación se mezcla la leche con el bicarbonato, y hay que revisar de manera constante que no queden grumos.

Finalmente el producto debe ser colocado en los moldes adecuados para el postre, tienen que ser preparados con aceite combinado con harina, no debe haber filtración para que se tenga el mejor cocción, y luego se lleva al horno con calor moderado hasta que doren.

Al respecto Mayorga señaló que la cantidad de los ingredientes debe ser en razón del número de bizcochos o personas con las que se desea compartir, por lo tanto “a mayor volumen de insumos, es mayor el tiempo de cocción”.

Refirió que en las grandes panaderías de la capital lo preparan en hornos con gas, mientras en los hogares de comunidades se usa leña, pero puede ser en horno de tierra o estufas de gas.

Es muy fácil de obtener la receta, las mamás o las abuelas en las colonias tienen una gran habilidad para la preparación del bizcocho, es un producto tradicional, su cocción requiere de unos 40 minutos aproximadamente”, explicó.

Como toda tradición, hay quienes prefieren consumirlo acompañado de una bebida caliente, preferentemente por la tarde o noche, puede ser un chocolate, un té, un champurrado preparado a base de leche y frutas, pero también con un café solo o con leche.

El investigador refirió que diferencia de otros postres, el bizcocho no se encuentra con facilidad en los mercados públicos municipales.

Comentarios