Julieta Fierro
Entrevista

Julieta Fierro

Una rockstar de la ciencia

A sus 70 años, Julieta Fierro es conocida como la "rockstar de la ciencia" por los peculiares métodos que utiliza para inculcarle a sus alumnos el amor por la astronomía. Procura que saber y gozo vayan de la mano. La investigadora del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explicó su objetivo: que los estudiantes "asocien el conocimiento con el placer". Con eso en mente es capaz de llegar a clase en patines y cargando una cesta con dulces o incluso dar condones al concluir cada lección.

Para aunar estos dos conceptos, esta divulgadora de la ciencia recurre al "reto" de poner a sus alumnos a superar situaciones adversas. "Cuando estás en una situación de reto por encima de tus habilidades, sientes que fluyes y te sientes bien", señaló. Su meta es instituir la superación humana como una fuente de placer para los estudiantes estrechamente ligada al aprendizaje.

Tampoco faltan los chistes y las carcajadas de sus pupilos en las lecciones de astronomía porque siempre trata de empezar "con algo jocoso" para romper el hielo.

Tras las risas y las golosinas, Fierro pretende que sus discípulos reflexionen "más allá de los objetos celestes" y se maravillen y estimulen pensando "cómo la inteligencia humana ha logrado resolver problemas tan complejos".

Un elemento característico de su método es llevar a cabo demostraciones en las que emplea objetos y figuras de todo tipo para ejemplificar teorías abstractas; varios de los artículos usados a lo largo de su trayectoria cuelgan de las paredes de su despacho. Con los ejemplos visuales los alumnos recuerdan mejor una lección, ya que al poder tocar y mirar las piezas aumenta su capacidad de retención.

"Si yo explico que Urano va rodando sobre su eje, te lo puedes imaginar, pero si en ese momento doy una varometa (voltereta) en el piso a los alumnos jamás se les olvidará", aseguró la ganadora del premio Kalinga a la divulgación de la ciencia otorgado por la Unesco en 1995. A lo largo de los años ha detectado varias mentes brillantes. Fierro tiene una habilidad especial para reconocer el talento.

Los estudiantes más destacados son aquellos que lanzan una pregunta que no tiene respuesta, un indicativo de que el individuo tiene capacidad para traspasar los límites establecidos, cuestionar lo que ya existe y cambiarlo, y es que "la ciencia solo avanza cuando las preguntas no tienen respuesta".

Pese a vivir en un mundo en el que se lee poco, la experta dijo confiar en que las generaciones venideras "harán cosas maravillosas" y afirmó que "son más inteligentes que sus padres y abuelos", debido a que están desarrollando habilidades nuevas gracias al desarrollo tecnológico.

La investigadora trata de impulsar un sistema de educación a distancia. Estima que un recurso por ese estilo debe convertirse en un pilar esencial de la oferta formativa en todo el mundo. "Tenemos que hacer una apertura en educación, que cada cual aprenda lo que necesita, cuando lo necesita, con el profesor que es adecuado para él", aseveró.

Por ello, reivindica la necesidad de disponer de "una gama amplísima de cursos a distancia, modernos, actuales" y que no necesiten de burocracia para tomarlos. Con este sueño todavía por cumplirse, Fierro continúa enseñando en la universidad y graba sus clases en video en las que explica con objetos la complejidad de las galaxias o el funcionamiento del planeta Tierra.

Foto:Notimex

¿Cómo conquistó su título de importante divulgadora de la ciencia?

Pienso que se debe al trabajo acumulado de cuarenta años. Preparo lo que voy a presentar con cuidado. Tengo en cuenta a mi público. Procuro no dejar plantadas a las personas.

¿Cuál fue el viento que la llevo a la astronomía?

Ningún viento. En mi casa había libros con hermosas ilustraciones sobre astronomía que me fascinaban. Además en la Facultad de Ciencias tuve dos magníficos profesores de Astronomía. Eduardo Schmitter y Manuel Peimbert.

En 1998 su video científico obtuvo mucho reconocimiento ¿qué contiene?

Fue una serie que hice con Tv UNAM sobre varios temas de astronomía. El productor de Hidalga cuidaba mucho la imagen. Además de mis explicaciones incluía a un personaje chusco, lo cual hizo que fueran muy divertidos los programas.

¿Qué significa ser una astrónoma mexicana en el México de hoy?

Una gran oportunidad de desarrollo de la libertad. Además, el campo de la astronomía es inacabable.

Usted ha escrito 40 libros, 23 de divulgación científica, ¿cómo se logra tanto éxito?

Trabajando todos los días. Soy bastante floja pero necia. Así, procuro escribir todos los días al menos

una cuartilla, procurando que sea siempre a la misma hora. Es un hábito.

¿Tiene futuro la astronomía en México?

Por supuesto, en México hay una gran tradición de astrónomos de excelencia.

¿Cómo se dio su participación en el proyecto de la sala de astronomía Universum, donde luego fue directora?

Fue un trabajo apasionante. Trabajaba de sol a sol, todos los días. Cuando me cansaba caminaba por dentro y fuera de los museos para garantizar que todo estuviera en orden. Otra escapada que me daba de mi siempre congelada oficina era ir a dar una vuelta en bicicleta. Tengo una marca Volkswagen con la que puedo bajar escaleras.

¿Qué significa para usted el museo Descubre de Aguascalientes?

Un ejemplo de los problemas que pueden tener los clones de museos de ciencia en comunidades pequeñas.

¿Cómo participó en el museo de ciencias de Puerto Rico?

Como asesora. Y como figura decorativa, di el discurso de inauguración. En realidad todo el trabajo duro se lo llevó Daniel Altschuler.

Foto: EFE/UNAM

¿Quién es Julieta Fierro?

Una mujer que ha tenido la suerte de estar rodeada de personas valiosas y que ha hecho uso de la libertad. Soy también bastante neurótica, preocupona. Me siento muy orgullosa de mis hijos. Me gusta escuchar música, ver películas y videos de ballet. Y leer, rodeada de diccionarios.

¿Qué significa para usted participar en los observatorios McDonalds en Estados Unidos y Sutherland en Sudáfrica?

Muy emocionante. Fue muy interesante viajar a los Estados Unidos y a Sudáfrica para soñar en nuevos museos. Es interesante. Uno observa un proyecto a vuelo de pájaro y de inmediato descubre las fallas. Por eso es muy bueno tener revisores y asesores externos para cualquier gran proyecto.

¿Qué representa ver que diversas bibliotecas, planetarios y laboratorios llevan su nombre?

Una gran responsabilidad. También es muy emocionante. Sobre todo cuando recuerdo las fiestas que me han hecho con tanto cariño los docentes y padres de familia de las distintas comunidades. Sin siquiera conocerme me hacen fiestas con música, honores a la bandera, comida tradicional, bailables, trabajos escolares. Lo más importante son las sonrisas de los niños.

¿Qué significa ser investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM?

Ahora sólo hago divulgación. Cuando hacía investigación me ponía muy ansiosa, en especial a la hora de presentar los resultados en los congresos. Desde que me dedico a la popularización me siento más libre y feliz.

En septiembre del 2002 fue elegida como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

El máximo honor al que he podido aspirar. Me intimida bastante estar entre tantas mentes brillantes. Por otro lado, estar rodeada de seres pensantes hace que me sienta muy bien.

MUJER DE EXCELENCIA

La doctora Julieta Norma Fierro Gossman es integrante de tiempo completo del Instituto de Astronomía de la UNAM y profesora de la Facultad de Ciencias de la misma. Ocupa la silla XXV de la Academia Mexicana de la Lengua y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el máximo nivel.

El área de trabajo de Julieta Fierro ha sido la materia interestelar y sus trabajos más recientes giran en torno al Sistema Solar.

Ha incursionado en labores de educación en la UNAM desde hace cuatro décadas. También colaboró en el Correo del Maestro (publicación para los profesionales de la educación básica). Fue Presidente de la Comisión 46, dedicada a la enseñanza de la astronomía, de la Unión Astronómica Internacional y Presidenta de la Academia Mexicana de Profesores de Ciencias Naturales.

Julieta Fierro ha escrito decenas de libros de divulgación y ha realizado publicaciones diversas. Redactó varios capítulos en textos de preescolar y secundaria sobre ciencia. Trece de sus obras forman parte de las bibliotecas de aula. Participa de manera sistemática en programas de radio y televisión. Ha dictado centenares de conferencias en 39 países.

Ha colaborado con exposiciones sobre astronomía en diversos lugares de la República mexicana. Se destacan sus presentaciones en la sala Universum, en los museos Descubre de Aguascalientes y Semilla en Chihuahua. Además colaboró en la creación de exposiciones en Puerto Rico, en el estadounidense Observatorio McDonald y en la Feria Internacional de Aichi, Japón.

Algunos homenajes recientes incluyen la entrega del Premio Sor Juana Inés de la UNAM, la presea Sebastián y un homenaje del Liceo Franco Mexicano. En 2011 le concedieron las medallas Vasco de Quiroga y de la Sociedad Astronómica de México. En 2012 obtuvo la distinción Mujer Notable de los Laboratorios Sanofi y el reconocimiento Clara Zetkin.

Comentarios